La excursión de Elefantita
Síguenos en:

La excursión de Elefantita

Edades:
A partir de 3 años
La excursión de Elefantita Elefantita vivía en un zoo con muchos otros animales. Aunque el zoo era su hogar y la gente que trabajaba allí era muy amable con ella, Elefantita se sentía atrapada y deseaba tener más espacio y libertad.

Un día, Elefantita decidió escapar del zoo y explorar la ciudad. Estaba emocionada de ver todas las cosas nuevas y empezó a caminar por las calles.

Pero pronto se dio cuenta de que no sabía cómo volver a casa. También se dio cuenta de que la gente de la ciudad no estaba acostumbrada a ver elefantes caminando por las calles, así que muchos de ellos se asustaban al verla.

Mientras caminaba por la ciudad, Elefantita se encontró con un grupo de monos que estaban haciendo travesuras en un parque.


—¿Por qué caminas sola por la ciudad? —le preguntó uno de los monos.

—Me he escapado del zoo, porque me sentía atrapada. Pero ahora que estoy aburrida de dar vueltas sola y quiero volver, pero no sé cómo hacerlo—dijo Elefantita.

—Quédate con nosotros un rato a jugar —dijo uno de los monos.

—Nosotros también nos escapamos del zoo y aquí nos lo pasamos genial, haciendo travesuras —dijo otro mono.

Elefantita se emocionó al escuchar aquello y decidió unirse a los monos en sus travesuras. Juntos, escalaron árboles, se colgaron de las ramas y se divirtieron muchísimo.

Pero justo cuando estaban en plena diversión, comenzó a llover a cántaros y los monos se asustaron y huyeron. Elefantita se quedó sola bajo la lluvia, sintiéndose más triste y sola que nunca.

De repente, una niña con un paraguas se acercó a Elefantita y le preguntó si necesitaba ayuda. Elefantita asintió con la cabeza y la niña le ofreció su paraguas y le dijo que la llevaría de vuelta al zoo.

Cuando llegaron, todos los demás animales recibieron a Elefantita con alegría. Y los trabajadores también. En vez de regañarla, que era lo que ella esperaba, la llevaron dentro, la secaron y le dieron de comer mientras le hacían todo tipo de mimos.

La excursión de ElefantitaElefantita se dio cuenta de que el zoo era realmente su hogar.

A partir de entonces, Elefantita aprendió a disfrutar del zoo y a valorar a las personas y a los animales que se preocupaban por ella.

Ahora, cada vez que Elefantita quiere salir de su rutina en el zoo, pide permiso a sus cuidadores y juntos planeaban una aventura por la ciudad, donde visita a su amiga, la niña del paraguas, y a sus amigos, los monos.

—¿Seguro que no queréis volver al zoo? —les pregunta ella siempre.

Ellos siempre le dicen lo mismo:

—U-u-ji-ja-ja.
Puntuación media: 8,3 (292 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares