La alegría de la huerta
Síguenos en:

La alegría de la huerta

Edades:
A partir de 6 años
Valores:
La alegría de la huerta -Mamá, hoy me ha dicho la madre de Pepito que soy la alegría de la huerta. Y no sé qué significa eso. ¡Estábamos jugando en el jardín! Te prometo que no le he tocado los tomates, ni las lechugas, ni las sandías… Bueno, a lo mejor me he acercado a las fresas, pero solo las he mirado de cerca, te lo prometo. Yo solo….

-No te preocupes, Andresito, que eso es bueno -interrumpió mamá-. Lo que te ha dicho la madre de Pepito es bueno. Y tiene toda la razón. Alegras a todo el mundo.

-Pero ¿qué tiene que ver la alegría con la huerta? -preguntó el niño.

-Eso es una expresión que se hizo popular hace muchos años. ¿Quieres que te cuente la historia? -preguntó mamá.

-¡Sí! -exclamó Andresito.

-Verás, hace muchos años, allá por el año 1900, se estrenó una zarzuela muy bonita -empezó a contar mamá.

-¿Qué es una zarzuela? -preguntó Andresito.

-Es una especie de obra de teatro con música -dijo mamá.

-¿Cómo la ópera? -preguntó el niño.

-Parecido, pero en español y con un estilo muy peculiar. En su época llamaban a la ópera el género chico, en comparación con la ópera.

-¡Qué guay! -dijo Andresito.

-Pues bien -continuó mamá-. En 1900 estrenaron una zarzuela con música de un compositor muy famoso que se llamaba Federico Chueca. La historia, escrita por Enrique García Álvarez y Antonio Paso, se desarrollaba en la huerta murciana. Uno de los protagonistas se llamaba Alegrías. La zarzuela se hizo muy popular y por eso se extendió la expresión ‘ser la alegría de la huerta’.

La alegría de la huerta-¿Cómo se llamaba la zarzuela? -preguntó Andresito.

-Se llamaba ‘La alegría de la huerta’ -dijo mamá.

-¿Podemos verla? -preguntó Andresito-. Seguro que la encontramos en Youtube.

-¡Qué buena idea! -dijo mamá. Y se pusieron a ello. ¡Qué rato tan divertido pasaron juntos!
Puntuación media: 8,6 (149 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares