Jaimito, el niño caprichoso
Síguenos en:

Jaimito, el niño caprichoso

Edades:
A partir de 4 años
Jaimito, el niño caprichoso Jaimito era un niño muy caprichoso que siempre conseguía todo aquello que quería. Si Jaimito quería un juguete, lo conseguía. Si Jaimito quería un helado, lo conseguía también. Y así con todo.

Era un niño muy envidioso y cada vez que veía al resto de niños con algo que le gustaba , él también lo quería a toda costa.

Pero Jaimito era tan caprichoso que sus papás tuvieron que regañarle:
- Jaimito, no puedes tenerlo todo. Las cosas hay que valorarlas y ganárselas con esfuerzo – le decían.

Pero Jaimito pensó que si sus papás no le compraban todo aquello que quería se las apañaría como fuera para conseguir todo lo que se le antojase.

Un día, un compañero del cole llevó unos cromos nuevos muy divertidos. En cuanto los vio, Jaimito los quiso pero sus padres le dijeron que no.
- Jaimito, no te vamos a comprar esos cromos. Tienes muchas cosas. Tendrás que ganártelos poco a poco – le dijeron.

Pero Jaimito los quería por encima de todas las cosas y, ni corto ni perezoso, pensó en quitárselos a su compañero para quedárselos él.

Y así fue. A Jaimito le pudieron las ganas y la envidia y le quitó a su compañero sus cromos sin pensar en lo mal que estaba lo que acababa de hacer.

Pasó el tiempo y Jaimito vio que quitándole a los demás lo que se le antojaba podría tener todo lo que quería. Un balón, un robot, un cómic, juguetes y ¡hasta una bicicleta!

Jaimito quitaba a sus amigos todo aquello que le gustaba y se lo llevaba a su casa para disfrutarlo él.

Un día, estaba con Pedrito, un amigo del cole al que le encantaban los libros de aventuras.
- Jo hay un libro nuevo que me encanta y que mis papás no me pueden comprar… Juan ya lo tiene, que suerte. ¡A ver si un día me lo presta para poder leerlo! – dijo Pedrito
- ¡Uhm! Tengo una idea! – le contestó Jaimito.

Y ni corto ni perezoso, Jaimito se las apañó para quitarle el libro a Juan y dárselo a Pedrito al día siguiente.
- ¡Pero Jaimito! ¡Si este es el libro que tanto quería! ¿De dónde lo has sacado?
- ¡Chss! ¡Calla! Ya es tuyo, ¿no?Así que no te preocupes.

Pedrito se fue súper contento con su querido libro y a los días se encontró con Juan y otros amigos del cole:
- ¡Jo Pedrito! He perdido mi súper libro. No sé qué he hecho con él pero estoy muy triste porque me encantaba.
- ¡Sí? Qué casualidad, yo también he perdido mi cómic favorito – dijo otro amigo
- Pues yo a mi robot... que raro – dijo otro

A Pedrito todo le resultó muy extraño todo eso y, esa misma tarde, fue a casa de Jaimito.

Cuando llegó, se dio cuenta de que allí tenía un montón de cosas que sus otros amigos habían perdido:
- Jaimito, ¿de dónde has sacado todas estas cosas?
- Es un secreto – le contestó

Pedrito empezó a desconfiar de Jaimito así que decidió espiarlo unos días y… acabó descubriendo lo que pasaba: ¡Jaimito estaba robando todas las cosas de los demás niños!

Jaimito, el niño caprichosoEntonces, sin dudarlo un momento, Pedrito fue a hablar con él.
- Jaimito, te traigo el libro que me regalaste. No lo quiero.
- ¿Pero por qué? – le preguntó Jaimito

Porque creo que este libro se lo robaste a Juan y quiero que se lo devuelvas, como el resto de cosas que has quitado a los demás. Lo que haces está muy feo y tienes que devolverlo todo.

Jaimito se puso colorado como un tomate y se dio cuenta de que lo habían pillado y de que lo que estaba haciendo estaba muy mal. Así que devolvió a todos sus compañeros las cosas que les había quitado de inmediato y les pidió perdón muy arrepentido.

Desde entonces Jaimito comprendió que las cosas se consiguen con esfuerzo, que no se puede tenerlo todo y, sobre todo, que había sido muy egoísta al quitarles las cosas a sus amigos para disfrutarlas él sólo sin pensar en el daño que hacía a los demás.
Puntuación media: 8,6 (254 votos)
Tu puntuación:
Análisis de sus valores
La historia de Jaimito sirve para que los niños entiendan que no deben desear todo lo que vean y mucho menos, robar a quien tenga algo que ellos no puedan poseer.

Tal y como le dicen los padres de Jaimito a su hijo “las cosas se consiguen con esfuerzo” y esto es algo muy importante que ayudará también a que los niños valoren más las cosas una vez hayan conseguido.
Cuentos con valores similares