Hada Pompita tiene alergia
Síguenos en:

Hada Pompita tiene alergia

Edades:
A partir de 4 años
Hada Pompita tiene alergia El hada Pompita era un hada simpática y alegre a la que le gustaba cumplir deseos y organizar fiestas de cumpleaños. Todos en el valle la admiraban por estar siempre de buen humor y decir sus palabras de una forma educada y tranquila, pero nadie entendía porque siempre se iba cuando llegaba la comida de los cumpleaños. Cada vez que las enormes bandejas de alimentos entraban en el salón nadie veía porque puerta salía pero a Pompita no se le veía, llegaban ricos pasteles de diferentes sabores pero ella no probaba esas sabrosas delicias.

Lo que le sucedía a nuestra hada es que tenía alergia a varios alimentos y tenía que tener mucho cuidado con lo que tocaba y comía, por eso tenía miedo a comer fuera de casa y además no sabía si la gente entendería lo que le pasaba y tenía miedo de que no quisieran estar con ella por eso.

Los eventos se iban sucediendo y cada vez la gente pensaba menos en la hada Pompita, aunque organizara todo como luego no estaba se perdía las sorpresas, los juegos, las adivinanzas, todas esas cosas que ocurren en los cumpleaños y ya casi nadie le contaba las cosas o le pedía muchos deseos.

Fueron pasando los días y Pompita se cansaba de tener que merendar sola y de no poder contar lo que le pasaba como si en realidad hubiera hecho alguna travesura o si tuviera un importante secreto. Cuando llegó el día de su cumpleaños tomó la decisión de que contaría a todo el mundo lo que le sucedía. Preparó un gran salón con mesas en forma de estrellas doradas, con sillas de muchos colores, con grandes platos de comida de todos los países y sabores, otras bandejas con multitud de zumos de frutas y refrescos de lo más apetecible y esta vez decidió tener su zona así que en una mesa de color plata colocó aquellos platos que ella podía comer evitando tener su alergia y los adornó con una guirnalda que ponía: los ricos platos solo para Pompita.

Cuando los invitados fueron llegando todos iban cuchicheando que seguro que Pompita daría como todos los años su discurso de bienvenida pero que luego se iría volando con sus pequeñas alas. ¿Para qué daba una fiesta si ni siquiera iba a comer y bailar con los invitados?, decían algunos de ellos por lo bajo.

Sin embargo cuando vieron las mesas todos aplaudieron por lo bonitas que estaban decoradas y además abrieron sus bocas de sorpresa cuando descubrieron la mesa con la comida para nuestra hada. ¿Qué estaba sucediendo? ¿ Por qué Pompita hacía una mesa para ella sola?

Antes de dar lugar a malos entendidos Pompita apareció volando con un bonito traje rosa y les dijo a todos:

-Hada Pompita tiene alergiaHola mis queridos amigos. No hay nada que me apetezca más que cumplir hoy un nuevo año junto a todos vosotros. Para mí es algo difícil porque me da mucha vergüenza pero me gustaría contaros algo y explicaros porque muchas veces no me he quedado a las fiestas de cumpleaños que con tanto amor os organizo. Desde pequeña el médico Klaus me ha dicho que hay comida que hace que me ponga mala, si llegará a probarla se me pondrían los ojos y la cara rojas, me costaría respirar, tendría sudores y otras cosas igual de feas y peligrosas me podrían pasar. Por eso siempre tengo miedo de que alguno de esos alimentos villanos me hagan daño y evito las comidas y los platos que yo no sé del todo que alimentos tiene. Como me da vergüenza porque no me gusta sentirme diferente a vosotros prefería irme y comer mi comida en mi casita pero me he dado cuenta que lo único que consigo con eso es sentirme sola y que vosotros os alejéis también de mí. Espero que lo entendáis. Para cambiar las cosas en este cumpleaños como veis he creado mi propia mesa de alimentos y así disfrutaremos todos juntos después de la merienda.

Los habitantes del Valle se miraron unos a otros con sentimiento de culpa, así que era eso. El Hada Pompita tiene una alergia, y ellos estaban más enfadados pensando que no quería pasar el tiempo con ellos. En una primera reacción muchos de ellos se pusieron a aplaudir y muchos otros fueron a darle un abrazo y decirle que no se preocupara que no se tenía porque sentir nunca más diferente.

El Hada Pompita vivió un cumpleaños que nunca olvidará.
Puntuación media: 8,3 (97 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares