Guillermo y el cepillo de dientes
Síguenos en:

Guillermo y el cepillo de dientes

Edades:
A partir de 6 años
Guillermo y el cepillo de dientes Guillermo acababa de cenar. Se había quedado embobado mirando el cepillo de dientes. ¿A quién se le habría ocurrido la idea de hacer un objeto así? ¿Cómo se limpiarían los dientes antes de que se inventara?

-Mamá, cuando tú eras pequeña ya había cepillos de dientes, ¿verdad?

-Sí, Guillermo. Hace ya muchos años que se inventó el cepillo de dientes. Parece ser que el origen del primer cepillo de dientes comercial surgió de uno que fabricó un tal William Addis en el año 1770 mientras estaba en la cárcel.

-¿En serio? ¿Me cuentas la historia?

-Al parecer, un señor inglés llamado William Addis había sido encarcelado por desorden público. Por aquel entonces los dientes no se cepillaban como ahora, sino que la gente se los limpiaba usando paños o trapos, palitos, esponjas… cada uno se limpiaba como podía.

-¡Qué asco! -dijo Guillermo.

-Algo así debió pensar William cuando vio el trapo que le dieron en la cárcel para limpiarse los dientes. Cuentan que el trapo tenía restos de hollín y a saber qué otros restos.

-¿Qué hizo entonces?

-No usarlo, por supuesto. Sin embargo, eso le sirvió para tener una idea. Mientras observaba a su alrededor, William vio a alguien barriendo. Mientras veía el ir y venir de la escoba fue cuando se le ocurrió una idea. De la comida del día siguiente guardó un hueso de pollo. A uno de los guardias lo convenció para que le diera unas cerdas, que son pelos de animales, como las crines de caballo. Con mucho cuidado, Addis cortó las cerdas en pequeños trozos, las agrupó en pequeños mechones y, haciendo unos minúsculos agujeros en el hueso, las fue sacando y anudando. William estaba tan satisfecho con su trabajo que, cuando salió, decidió trabajar en su idea. De hecho, montó un gran negocio y se hizo rico.

-Pero, mamá, lo de usar pelos de animales para limpiarse los dientes no suena muy higiénico.

-No lo era. De hecho, ya se sabía que algunas cerdas, como las que se preparaban con crines de caballo, podían provocar enfermedades bucales.

-Pero si me acabas de decir que el primer cepillo de dientes lo inventó William Addis en el año 1770, ¿cómo se sabía ya eso?

-Es que, en realidad, los chinos usaban un artefacto similar en el siglo XV, puede que incluso se inventara antes en Japón.Guillermo y el cepillo de dientes Pero como a los europeos no les había gustado mucho no se usaba.

-¿Eso lo sabía William Addis?

-De eso no se cuenta nada. A él se le considera el creador del cepillo de dientes porque fue el primero en comercializarlo.

-¿Usando pelos de animales?

-Con el paso de los años se sustituyeron los pelos de animales. Los descubrimientos de la época habían dejado claro lo poco higiénicos que eran, pero no había otra cosa. Todo cambió cuando se inventó el nylon, en 1930. Pocos años después, el nylon se empezó a usar en los cepillos de dientes, dando lugar al cepillo de dientes moderno.

-Por un momento pensé que mi cepillo estaba hecho con pelos teñidos de animal.

-¡Ja ja ja! Acaba y acuéstate, que ya es hora.
Puntuación media: 8,6 (165 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares