Fleming y la penicilina
Síguenos en:

Fleming y la penicilina

Edades:
A partir de 8 años
Fleming y la penicilina Ese día en clase de ciencias tocaba hablar de grandes descubrimientos. A Carlos le encantaba conocer historias sobre inventos y hallazgos que habían cambiado el mundo, así que estaba muy contento e impaciente por saber de quién o qué iban a hablar. Ese día, la profesora empezó la clase con una pregunta:

-¿Habéis escuchado alguna vez la palabra penicilina? Seguro que sí. ¿Sabéis para qué se usa o quién la descubrió? ¿Y que hay personas que son alérgicas como otras lo son a la leche? Ahora lo vamos a ver porque es muy interesante.

La maestra explicó a la clase que la penicilina es un antibiótico que hoy día usamos en todo el mundo para curar diferentes enfermedades. Lo descubrió en 1928 el bacteriólogo escocés Alexander Fleming. Tras participar en la Primera Guerra Mundial, a los 20 años usó el dinero que había recibido de una herencia para estudiar medicina en Londres. Durante toda su carrera se centró en lograr que el cuerpo humano se defendiese de las bacterias y de las infecciones que estas provocaban a las personas.

La verdad es que la historia de cómo descubrió la penicilina es muy graciosa, porque Fleming hizo este hallazgo tan importante para el mundo de la medicina por pura casualidad. Lo que estaba haciendo en realidad era cultivar unas bacterias en su laboratorio para luego poder estudiarlas. Lo que ocurrió es que se le contaminaron sin querer por culpa de un hongo. Un hongo que se llamaba Penicillium Notatum.

Fleming se dio cuenta de que este hongo, cuando se juntaba con las bacterias, las mataba e impedía su reproducción. El bacteriólogo pensó que, si este hongo combatía las bacterias en su laboratorio, también podía hacer desaparecer las que provocaban tantas enfermedades a las personas.

DFleming y la penicilinae esta investigación se obtuvo una sustancia a la que llamaron penicilina. Fue el primer antibiótico de la historia y su hallazgo fue un momento muy importante para la medicina. Hasta que Fleming hizo su descubrimiento, muchas de las enfermedades causadas por las bacterias eran incurables y mortales. Gracias a él pudieron ser curadas.

Además de la penicilina, otro de sus descubrimientos más importantes fue la lisozima. Por todo su gran trabajo, Alexander Fleming recibió el Premio Nobel de Medicina en el año 1945 con otros dos compañeros más que le habían ayudado mucho.

La profesora explicó a los niños que Alexander Fleming falleció en Londres en 1955, pero recordándoles que su nombre estará siempre presente por todo lo que le debemos.
Puntuación media: 8,3 (102 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares