En busca del juego más divertido del mundo
Síguenos en:

En busca del juego más divertido del mundo

Edades:
Todas las edades
Valores:
En busca del juego más divertido del mundo Había una vez un grupo de amigos que con frecuencia discutían para decidir a qué juego jugaban. Unos decían que debían jugar al fútbol, que era el juego más divertido del mundo. Otros decían que el juego más divertido era el balón prisionero. Otros decían que sin duda lo más divertido era jugar al ajedrez. Para otros, sin embargo lo más divertido era jugar al parchís. Y así sucedía con muchos juegos más. De modo que se pasaban el día, discutiendo sobre cuál era el juego más divertido, sin llegar a jugar nunca a nada.

Un día, a uno de los amigos se le ocurrió una idea.
- ¡Ya sé! ¿Por qué no viajamos por el mundo buscando cuál es el juego más divertido? Preguntaremos a toda la gente que veamos, los probaremos todos y acabaremos encontrando el juego más divertido del mundo.

A todos les pareció bien, y cada uno inició su propio viaje por separado.

Durante meses, los amigos recorrieron el mundo, cada uno por su lado, buscando el juego más divertido de todos. Jugaron a juegos de equipo, juegos de carreras, juegos de mesa, juegos de estrategia, juegos populares, y a muchos otros más.

Todos lo pasaron muy bien, y se divirtieron mucho con los juegos, pero algo les faltaba. Todos los juegos eran divertidos, pero no lo suficiente.

Cuando volvieron a juntarse, cada uno llevaba un montón de cuadernos en los que habían ido tomando notas de sus descubrimientos. Era la hora de ponerlas en común.

Los amigos decidieron empezar a jugar a todos los juegos que habían encontrado, uno a uno. Hicieron un sorteo para saber por cuál empezar.

Poco a poco fueron descubriendo que todos los juegos eran mucho más divertidos de lo que los recordaban en sus viajes. Jugaron a todos y les llevó varios meses terminar. Pero se lo habían pasado tan bien que eran capaces de ponerse de acuerdo en cuál era el juego más divertido.

EEn busca del juego más divertido del mundontonces apareció la señora Prudencia, una anciana que tenía un puesto de golosinas cerca del lugar donde jugaba este grupo de amigos, y que llevaba observándolos desde que comenzó su aventura.

- Veo que ya habéis descubierto cuál es el mejor juego del mundo, ¿eh? -dijo la señora Prudencia.
- No, no lo hemos hecho señora Prudencia -dijo uno de los muchachos-. Hemos descubierto muchos juegos divertidos, pero no sabemos cuál es el mejor.
- Sí, sí lo sabéis, aunque no os habéis dado cuenta -dijo la mujer.
- ¿No nos hemos dado cuenta de qué? -preguntaron todos a la vez.
- De que no hay un mejor juego del mundo, chicos. Todos los juegos son divertidos si se juegan con buenos amigos.
Puntuación media: 8,3 (448 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares