El viaje en globo de Loreto
Síguenos en:

El viaje en globo de Loreto

Edades:
A partir de 4 años
Valores:
El viaje en globo de Loreto Loreto llevaba meses metida de lleno en su gran proyecto: un gran globo aerostático hecho a mano. Su idea era surcar el cielo de su ciudad de punta a punta explorando y divisando todo desde las alturas. Con un gran cesto de mimbre y retales de tela que había ido guardando, vio por fin cumplido su objetivo.

Eligió para volar una mañana soleada de primavera sin apenas nubes ni viento que complicase las cosas. Los primeros kilómetros todo discurrió sin problemas. Al cabo de un rato, una fuerte racha de viento con la que no contaba le hizo perder el control del globo. Empezó a volar y a volar sin poder detenerlo ni descender.

Casi sin darse cuenta llegó hasta la costa. Cuando el viento cesó, pudo tirar de la cuerda y empezar poco a poco a perder altura. Cuando por fin tomó tierra, no sabía dónde estaba. No reconocía el paisaje y se empezó a poner un poco nerviosa. Paró su globo en una finca de ovejas y, al momento, el pastor corrió a echarla pensando que era una intrusa o una ladrona. No le quedó más remedio que dejar el globo en mitad de la finca y echar a andar en busca de ayuda.

Llegó hasta el pueblo y se dio cuenta de que no tenía dinero para llamar por teléfono. Como tenía pensado hacer un trayecto corto, no había cogido la cartera ni ropa de abrigo. Abrumada por el frío que empezó a sentir al caer la noche, buscó refugio en un pajar cercano. De allí también la echaron pensado que quería robar el trigo que guardaban allí. Del pajar fue a un almacén abandonado.

Allí pasó lo mismo. Misma reacción y mismos gritos para echarla. Como nadie en el pueblo sabía quién era Loreto, todos desconfiaban de ella. Sin dinero y sin nadie que la ayudase, pensó que nunca podría volver a su casa. Se arrepintió de haber ideado aquel globo aerostático que le había llevado tan lejos sin poder evitarlo.

PEl viaje en globo de Loretoasaron los días y Loreto perdía cada vez más y más la esperanza. Cuando ya no tenía ninguna fe en poder volver a casa, apareció una familia de cigüeñas que iba en busca de zonas más templadas donde pasar el invierno. Se ofrecieron a ayudar a Loreto sin dudarlo.

Lo primero que hicieron fue buscar y encontrar el globo que había quedado abandonado en la finca de ovejas. Después, entre siete cigüeñas, pudieron elevar el globo en el aire y llevar a Loreto de vuelta a casa. Fueron las únicas que se pararon a escuchar a Loreto y que se dieron cuenta de que la chica era totalmente inofensiva y que solo necesitaba ayuda.
Puntuación media: 8,6 (376 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares