El vago aventurero
Síguenos en:

El vago aventurero

Edades:
A partir de 6 años
El vago aventurero Chechu era un tipo vago, muy vago, de esos que no dan palo al agua, que vivía del cuento. Chechu era el menor de seis hermanos y nunca había necesitado trabajar en la granja familiar para tener lo que quería. Siempre se las ingeniaba para que otro hiciera sus tareas por él o para que no le tocara hacer nada.

Los hermanos de Chechu fueron abandonando la casa familiar para buscar trabajo en otro lugar y formar su propia familia y Chechu se quedó solo con sus padres ya ancianos. En cuanto Chechu se dio cuenta de que le iba a tocar trabajar porque sus hermanos no estaban y sus padres eran mayores decidió que él también quería irse de casa.

Así que Chechu cogió una carreta llena de paja y unas gallinas para vender y se fue.

-Con mis encantos y mi labia conseguiré lo que quiera de los demás, como he hecho siempre con mis hermanos y mis padres -pensaba Chechu mientras dejaba atrás su casa.

Era verano y hacía buen tiempo. Los caminos estaban repletos de personas de las que Chechu sacaba fácilmente todo lo que necesitaba. Cuando llegaba a alguna aldea, Chechu se las ingeniaba para que la gente le invitara a comer o a pasar la noche. Todo iba viento en popa para el joven Chechu.

Pero el invierno llegó. Los caminos ya no estaban tan transitados. Solo había maleantes y ladrones que se escondían para atacar a los pocos viajeros que se atrevían a salir en esos días. Esos ladrones le robaron a Chechu todo lo que tenía.

Ya sin nada, Chechu intentó buscar refugio en algún pueblo, pero nadie le habría la puerta, pues creían que era un ladrón o algo peor.

Chechu consiguió colarse en un pajar y esconderse allí durante el día. Por la noche salía a buscar entre los restos algo de comer, y volvía antes de que lo descubrieran.

Un día el propietario del pajar lo vio, pero no dijo nada. Lo observó durante días hasta que una mañana decidió ir a visitarlo.

-Hola, joven -dijo el hombre-. Te traigo unas gachas calentitas para desayunar. Seguro que estás hambriento.

-No sé qué pretenderá, señor, pero no tengo nada -dijo Chechu.

-Soy el dueño del pajar y hace días que te observo -dijo el hombre.

-El vago aventureroSiento haberle molestado, señor -dijo Chechu-. No hace falta que avise al guardia, ya me voy.

-No, no te vayas -dijo el hombre-. Puedes quedarte aquí el tiempo que quieras, a cambio de algo.

-No tengo dinero -dijo Chechu.

-Pero tienes manos, tienes unos brazos fuertes y unas buenas piernas -dijo el hombre-. Trabaja para mí y podrás quedarte en la casa el tiempo que quieras.

Por un momento Chechu pensó que podría volver a vivir del cuento. Pero entonces se acordó de lo mal que lo había pasado durante las últimas semanas y decidió que esta vez trabajaría bien.

Chechu trabajó duro todo el invierno y, cuando llegó el verano, volvió a casa de sus padres. Les dio todo lo que había ahorrado y se quedó con ellos a cargo de la granja.
Puntuación media: 8,6 (186 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares