El secreto del rey Gojo
Síguenos en:

El secreto del rey Gojo

Edades:
A partir de 6 años
El secreto del rey Gojo Había una vez una reino en el que todo el mundo era feliz. Su gobernante, el rey Gojo, había conseguido llevar la paz y la felicidad a aquel lugar gracias a su valentía y su ingenio. Tiempo atrás, su reino había sido invadido por un ejército malvado que tenía sometidos a sus habitantes.

Pero el rey Gojo había conseguido expulsarlos gracias a un traje mágico que le llenaba de valor que el Hada del Bosque le había regalado. Cuando el rey se ponía su traje y hablaba, todo el ejército y todo el pueblo se contagiaban de la valentía, del coraje y del entusiasmo del monarca.
Nadie en el reino conocía el secreto de su traje. El rey Gojo no quería que nadie se enterara de que su atuendo tenía poderes. Si el enemigo lo descubría y se lo robaba sería el fin de su reinado y de su pueblo.

Todos los días, el rey Gojo se ponía su traje mágico nada más levantarse. Y si no se acostaba con él era porque tenía que lavarlo. Pero cuando se lo quitaba, al rey Gojo le entraba mucho miedo, así no se separaba de su traje ni un momento. Mientras le lavaban el traje, el rey Gojo estaba allí al lado, incluso pedía que lo tendieran junto a su cama para ponérselo nada más levantarse.

Pero un día el sastre real se dio cuenta de que el traje del rey Gojo tenía un descosido en el pantalón, así que lo cogió mientras el rey dormía, pensando que no se daría cuenta y con la intención de devolverlo antes del amanecer. Aun así, por si acaso el rey se desvelaba y para que no se asustase al no ver el traje, el sastre le dejó una copia en el lugar donde solía colocar el traje original.

Pero esa noche un pequeño ejército de soldados venidos de muy lejos atacó el castillo por sorpresa. Los vigías alertaron enseguida al rey, que se puso su traje sin darse cuenta de que era una copia y salió a dirigir su ejército con la misma energía y valentía de siempre.

En pocas horas, el rey Gojo y sus soldados habían expulsado al enemigo.

Cuando llegó a sus aposentos, descubrió que había un traje allí. No entendía qué pasaba, así que llamó al sastre para pedirle explicaciones.
- Querido sastre, no necesito un traje nuevo. Este que tengo me gusta. ¿Por qué me has hecho otro?
- Majestad, el traje que veis ahí es el vuestro de siempre. El que lleváis puesto es nuevo -. El sastre le relató la historia del descosido al rey, que no salía de su asombro.
- ¿Quieres decir que he luchado sin mi traje? ¿Que he dirigido a mi ejército y vencido al enemigo por mis propios medios?
- Sí, majestad - respondió el sastre, que no salía de su asombro ante aquella situación.
- Entonces, te envía el Hada del Bosque, ¿verdad?
- ¿Qué hada, señor? Yo soy un simple sastre que aprendió el oficio de su padre. Será mejor que descanséis, majestad. Habéis dormido poco y el esfuerzo os hace perder el juicio.

El secreto del rey GojoPero el rey estaba muy lúcido. Se había dado cuenta de que el traje no tenía poderes de ningún tipo. Ese día, el rey Gojo descubrió que el gran regalo que le había hecho el Hada del Bosque no era un simple traje, sino el valor y la confianza que se necesitaba para dirigir un gran reino y defender la paz de sus gentes.

Eso sí, él siguió vistiendo su mismo traje, aunque le pidió al sastre que le hiciese unos cuantos de repuesto para que en la lavandería pudieran descansar por la noche.
Puntuación media: 8,3 (101 votos)
Tu puntuación:
Análisis de sus valores
El cuento del rey Gojo nos explica que podemos lograr lo que nos propongamos si creemos en nosotros mismos y estamos convencidos de que podemos hacerlo. La autoconfianza es muy importante porque nos ayuda a esforzarnos y a superar cualquier obstáculo que tengamos por delante. De nada sirve trabajar por alcanzar un objetivo si creemos que no lo lograremos. Sin embargo con confianza, trabajo e ilusión, todo es posible.
Cuentos con valores similares