El robot de Logan
Síguenos en:

El robot de Logan

Edades:
A partir de 8 años
El robot de Logan CK-54 era un robot muy especial. Logan, su joven inventor, lo había programado para que hiciera botones. Pero no unos botones normales, sino los mejores botones del mundo.

-Logan, ¿por qué botones? -le preguntó su padre el día que el muchacho le presentó su invento.

-Creo que los botones son una buena opción, papá -explicó Logan-. Todo el mundo necesita botones. Ya sé que hay muchas fábricas de botones, pero CK-54 los hace mejor que nadie.

-Podrías haberlo programado para hacer otra cosa, como joyas o instrumentos musicales. Así ganarías más con tu robot -dijo su padre.

-Tal vez, pero creo que los botones son mejor opción -explicó Logan-. Todo el mundo necesita botones para algo.

-Pero con eso no ganarás mucho dinero -le dijo su padre.

-Tal vez no, pero haré lo que me gusta, que es diseñar botones -dijo Logan.

-Creí que te gustaba hacer robots -dijo su padre.

-He creado a CK-54 para hacer botones, papá.

Y ahí quedó todo. CK-54 se pasaba el día haciendo botones. Logan no paraba de trabajar ordenándolos y enviándolos a sus compradores.

Un día Logan se enteró de que la mujer más rica del mundo estaba buscando un collar especial para lucir en una fiesta. A Logan se le encendió una luz:

-Voy a hacerle un collar de botones a esta señora, a ver qué le parece -pensó Logan.

Tras varios días diseñando botones y trabajando con su robot Logan consiguió un collar de botones realmente original.

-Bonita manera de hacer el ridículo -dijo el padre de Logan a su hijo cuando le enseñó el collar.

-Pero, papá, lo he diseñado yo mismo, incluso he reprogramado a CK-54 para que pudiera trabajar materiales diferentes, como el... -dijo Logan.

-Vale, vale, lo que tú digas -le interrumpió su padre-. Llevo aguantado burlas de la gente mucho tiempo. Podré con una más. Todo el mundo cree que de ser tan listo te has vuelto majareta. Qué le vamos a hacer. Será así.

Aunque a Logan le afectaron mucho las palabras de su padre decidió seguir con su proyecto y junto a CK-54 puso rumbo a la residencia de la señora rica para mostrarle su creación. Pero cuando llegó había al menos doscientas personas esperando.

Cuando la gente le vio llegar con su robot y su collar de botones se oyó un murmullo general que poco a poco se convirtió en risas y burlas. Pero Logan mantuvo la compostura. Ya había pasado por eso.

El barullo llamó la atención de la señora rica, que salió a ver qué pasaba. Cuando la mujer se acercó a Logan el muchacho se levantó.

-¿Qué está pasando aquí? -preguntó la señora rica.

-El robot de LoganLe traigo un collar para ver si le gusta, señora -dijo Logan-. Lo he diseñado yo mismo y lo he realizado con mi robot, que está especializado en hacer botones.

-¿Botones? ¿Me tomas el pelo? -preguntó la señora.

-Sí, señora, botones. Mire qué bonito es el collar -dijo Logan, mostrando el collar a la señora mientras esta se quedaba boquiabierta.

-¡Qué maravilla! -exclamó la señora.

-Está hecho con metales y piedras preciosas -dijo Logan-. Convertí en polvo los metales y las gemas para crear un nuevo material. Sus colores y su brillo son únicos.

La señora rica se quedó con el collar y pagó a Logan por él justamente. Con ese dinero Logan fabricó más robots para hacer botones y creó una gran corporación. Todo el mundo que se había reído de él tuvo que callarse la boca. Aunque a Logan le daba igual, porque seguía concentrado en su trabajo, disfrutando de ver cómo su sueño se hacía realidad.
Puntuación media: 8,4 (112 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares