El rey de la selva
Síguenos en:

El rey de la selva

Edades:
A partir de 8 años
El rey de la selva Había una vez una selva en la que gobernaba un león tirano y avaricioso que tenía sometidos a todos los animales. Ni siquiera sus consejeros y ministros leones estaban de acuerdo con él, pero por temor a su ira obedecían y hacían cumplir las normas y los castigos.

Las normas del rey león eran tan estrictas que a los animales ni siquiera se les permitía abandonar la selva. El castigo por intentar fugarse era terrible. Los que eran capturados intentando huir eran encerrados y azotados. Su familia y sus amigos corrían la misma suerte.

El rey león cada vez era más tirano y cruel. Pero no había en la selva animal capaz de imponerse a su poder. Su fama se había extendido a todo el mundo animal. Pero nadie tenía valor para ir a derrocar al tirano.

Pero todo cambió el día que un nuevo animal llegó a la selva. Se trataba de un majestuoso y elegante tigre que había huido de un zoo y que no había oído nada de lo que pasaba en esa selva.

Cuando el tigre llegó fue a ver al rey león a presentarse y a contarle su historia para pedirle asilo. El rey león, al verlo tan majestuoso y joven, pensó que sería un buen aliado para seguir sometiendo a sus súbditos.

El tigre aceptó el trabajo. Pero cuando vio la tiranía y la crueldad con la que el rey trataba a los animales decidió que no iba a seguir así.

-No me he escapado del zoo para esto -pensó el tigre-. No dejé de ser preso para convertirme en carcelero. Tengo que ayudar a estos pobres animales.

El tigre, aprovechando su puesto de poder, reunió a algunos animales para derrocar al rey león.

Entre todos consiguieron sacarlo del trono y meterlo en las mazmorras que había creado para los demás.

-Ahora tú serás nuestro rey -le dijeron los animales.

El tigre se sintió muy honrado de que esos animales le concedieran ese honor, que aceptó sin dudarlo.

PEl rey de la selvaero con el tiempo, el rey tigre empezó a exigir cada vez más a sus súbditos y a ser más tirano y cruel.

Los animales de la selva no estaban dispuestos a pasar por lo mismo otra vez y se reunieron para sacar al rey tigre del trono.

-No cometeremos el mismo error esta vez -dijo el orangután que había liderado el ataque-. A partir de ahora, elegiremos a nuestro líder una vez al año, y ninguno podrá repetir.

El rey tigre fue el último rey tirano de esa selva. Desde entonces no volvió a haber ningún abusón gobernando la selva. Y si a alguno se le ocurría pasarse de la raya había siempre alguien valiente dispuesto a sacarlo de allí.
Puntuación media: 8,7 (955 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares