El regreso de Pucky
Síguenos en:

El regreso de Pucky

Edades:
A partir de 4 años
Valores:
El regreso de Pucky Pucky era un duende muy juguetón que vivía en el bosque. Un día, mientras corría entre los árboles en busca de aventuras, Pucky se perdió. Cuando se dio cuenta de que no podía encontrar el camino de regreso a casa se puso a llorar.

Una hada que revoloteaba por allí se acercó y le preguntó:

—¿Qué te pasa, duendecillo?

—Me he perdido y no sé cómo volver a casa —dijo Pucky, entre lágrimas.

El hada se puso a su lado y le dijo:

—¿Por qué no vuelve por donde has venido? Seguro que poco a poco te acuerdas.

—¡Qué buena idea! ¡Gracias!

Pucky empezó a recorrer el camino de vuelta.

Pronto se sintió confiado y se puso a jugar con las mariposas, con los conejos y con los pajaritos.

—¡Qué raro! —exclamó Pucky—. No recuerdo haber pasado al lado de esta cueva.

—¿Te has perdido, duendecillo? —preguntó una voz desde el interior de la cueva.

Pucky no contestó. Simplemente, echó a correr sin mirar atrás.

Después de correr mucho, Pucky llegó a un lugar donde salían dos caminos.

—¡Oh, no! Y ahora, ¿por dónde voy? —dijo Pucky.

Pucky estuvo horas intentando decidir qué camino coger. Estaba tan angustiado que se puso a llorar.

Cuando se cansó de llorar, se quedó en silencio. Entonces, Pucky escuchó algo que le animó. Era el sonido del río.

El regreso de PuckyEso es. Seguiré el río. Si no me lleva a casa, podré pedir ayuda en el siguiente pueblo que encuentre.

Siguiendo su oído, Pucky cogió el camino que le acercaba al río. Para su sorpresa, ese camino seguía el cauce, y pronto llegó a una pequeña aldea.

Allí preguntó y un gnomo muy amable le llevó a casa en su barquito.

A partir de ese día, Pucky se dedica a poner señales en el bosque para orientarse y para ayudar a otros a saber dónde están, por si se pierden igual que él.
Puntuación media: 8,2 (230 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares