El regalo de Álvaro
Síguenos en:

El regalo de Álvaro

Edades:
A partir de 6 años
Valores:
El regalo de Álvaro Juan volvió al colegio después de las fiestas navideñas deseoso de enseñar todo lo que le habían regalado los Reyes a sus compañeros. Iría con su Spiderman, su consola portátil, el Kidibuzz de casa de los abuelos y todos alucinarán seguro. Preparó su mochila con libros, libretas, estuche, la flauta y otra bolsa aparte con todas las cosas. Tendría que aprovechar porque papá le había dicho que solo ese lunes, porque quería enseñárselo a los compañeros que sino al cole no se pueden llevar tantas cosas.

Cuando llegó a la entrada del cole estuvo hablando con sus mejores amigos. Todos habían recibido un montón de regalos también. Ya en clase la profe mandó hacer un ejercicio por escrito en la libreta describiendo qué regalo de los Reyes les había gustado más y, para sorpresa de Juan y los demás, hubo un niño, Álvaro, que se cruzó de brazos y no quiso hacer nada. La profesora fue a preguntarle qué le sucedía, pero él no quería hablar, no quería salir fuera del aula ni hacer nada.

La profesora se preocupó y cuando llegó la hora de volver del recreo Juan llegó el primero y escuchó a la maestra hablar con Álvaro y como él le decía que se había sentido mal porque a él los Reyes no le habían dejado nada y se sentía diferente. La profesora, que vio a Juan, le mandó esperar un momento fuera para acabar la conversación con Álvaro y Juan no supo que pasó después pero se sintió mal.

¡Pobre compañero! Seguro que viendo lo que todos decían se sintió aun peor que el día anterior al no tener regalo. No tenía mucho trato con Álvaro en clase, pero quizá podía hacer algo para ayudarle. Cuando llegó a casa echo un vistazo a su cuarto y entendió que la realidad es que él tenía un montón de cosas, demasiadas, ropa, balones, juguetes, peluches, libros, consolas, bicis, fotos…

¿Podría ser buena idea hablar con los papás y llevarle un regalo a Álvaro al día siguiente? Juan habló con sus padres y estos le dijeron que hablara con la profesora primero y así lo hizo. A la maestra le pareció buena idea, pero le dijo que no se lo diera delante de todos, que lo esperara a la salida y le dijera que, aunque no eran muy amigos, él estaría encantado de que Álvaro recibiera un regalo suyo.

Juan así lo hizo. Preparó una mochila para que nadie supiera lo que llevaba y al salir del cole llamó a Álvaro. Este se dio la vuelta sorprendido:

-Hola Juan, ¿Qué quieres?

-El regalo de ÁlvaroMira Álvaro, el otro día estuve pensando en todo lo que hablamos de los regalos de los Reyes Magos en clase y no sé si te gustará, pero a mi sí me gustaría darte un regalo de mi parte.

-¿Es una broma no? -contestó Álvaro, extrañado.

-No, simplemente me di cuenta de que hay muchas cosas que tengo, que yo no tengo hermanos, no se usan y me gustaría que alguien que conozco pudiera disfrutar de ellas.

-Uhmmm vale… ¿Y qué cosas son?

-Oye, van a venir mis padres a buscarme, lo tengo en esta mochila ¿Te gustaría que fuéramos al parque y te las enseñó allí?

Álvaro se sintió animado y apoyado por Juan y juntos fueron al parque y disfrutaron de los regalos que había traído Juan para él. Juan se sintió bien porque había ayudado a alguien o incluso mucho mejor, había hecho un nuevo amigo.
Puntuación media: 8,5 (152 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares