El puente mágico
Síguenos en:

El puente mágico

Autor:
Edades:
Todas las edades
El puente mágico En un pequeño pueblo vivía un viejo que se había retirado de trabajar. Jerónimo se sentía inútil en casa ya que nadie le hacía el menor caso, por lo que decidió ir a vivir a la Plaza de los perros. Para llegar a ese lugar caminó cerca de un kilómetro y luego pasó por abajo del puente de hierro que separa al pueblo de la siguiente localidad. El viejo al pasar por debajo del puente se transformó en un simpático y pequeño perro de color canela. Cuando llegó a la Plaza los demás caninos le dieron la bienvenida. Le mostraron los lugares donde jugaban, el almacén de comida y lo presentaron a los demás perritos de su tamaño. Para Jerónimo eso era inusual, le alegraba la vida y pensaba que había encontrado su lugar en el mundo.

Al día siguiente preocupado por su familia Jerónimo regresó a casa en su transformación de perrito. Pasó por el Puente de hierro, pero lo hizo por encima. Al llegar a casa fue aceptado y mimado por su familia. Hijos y nietos lo querían cuidar y acariciar, le procuraron el mejor lugar en la sala y hasta la mejor carne. Jerónimo se dio cuenta que como abuelo no era nadie, en cambio como perrito era el rey de la casa.

Así como hay alegrías en casa, también hay sorpresas y tristezas. Pedrito pasó por la recámara del abuelo y se percató que su cama estaba tendida y que él no estaba. Gritó: ¡El abuelo se perdió¡ ¡El abuelo se perdió¡ ¡No está en su cama! Con sentimiento de culpa salieron a buscarlo por el pueblo. Pasadas varias horas, regresaron a casa sin suerte.

EEl puente mágicol pequeño perrito se dio cuenta de todo eso y pensó que era tiempo de volver transformado en abuelo. Corrió por el camino y se enfiló al puente de hierro. Pasó al otro lado por encima para luego al regresar a la casa caminando por debajo del puente. Jerónimo se había dado cuenta que el puente era el instrumento mágico de su metamorfosis.

Al regresar a casa lo recibieron gustosos. Sus familiares se dieron cuenta de lo injustos que habían sido y reconocieron en el abuelo a una persona que requiere ayuda, pero que también es alguien que les da cariño, amor y felicidad.
Puntuación media: 8,6 (420 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares