El pirata dormilón
Síguenos en:

El pirata dormilón

Edades:
A partir de 6 años
Valores:
El pirata dormilón Había una vez un pirata al que le gustaba mucho dormir y poco trabajar. Así que, cada vez que podía, se echaba una siestecita, si era posible, donde no le viera nadie.

El capitán del barco estaba un poco harto de que el pirata dormilón se pasase el día dormido, así que decidió darle una lección.

Un día, aprovechando que el pirata dormilón estaba despierto, el capitán se dirigió a todos los demás piratas y les dijo:

-Mañana iremos a Isla Perdida a reparar el barco. Quiero que estéis todos atentos porque hay que hacerlo rápido.

Y así lo hicieron. Pero en cuanto bajaron, el pirata dormilón se buscó una palmera apartada y se tumbó un rato a la sombra.

En cuanto el capitán lo vio llamó a todos los demás piratas para que se subieran al barco y zarparon, dejando al pirata dormilón allí tirado.

Cuando el pirata dormilón se despertó y vio que no había nadie empezó a temblar de miedo. No se lo podía creer.

¿De verdad había dormido tanto? -dijo-.¿Por qué nadie se había acordado de mi?

El pirata dormilón estuvo las siguientes 24 horas si pegar ojo, esperando ver algún barco. Hasta que al final llegó el capitán a rescatarlo.

-La próxima vez que te vayas a dormir mientras tus compañeros trabajan te dejamos tirado. ¿Te ha quedado claro? -preguntó el capitán.

El pirata dormilón-Sí, señor -dijo el pirata dormilón.

Desde ese día el pirata dormilón no se busca excusas y cumple con sus obligaciones, como todos los demás. Se levanta con todos los demás y descansa cuando descansan los demás. Y el día que está cansado, en vez de quedarse con sus compañeros jugando a los dados, se acuesta un poco antes para descansar bien y estar fresco por la mañana.
Puntuación media: 8,7 (495 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares