El pirata Caolín y la bruja de chocolate
Síguenos en:

El pirata Caolín y la bruja de chocolate

Edades:
A partir de 4 años
El pirata Caolín y la bruja de chocolate Érase una vez un barco pirata construido de chocolate. Si, si de chocolate. El pirata de nuestro barco se llamaba Caolin y era muy temido por su larga melena, sus ojos saltones y sus fuertes brazos. Tenía unos brazos enormes con los que le gustaba romper muchas cosas cuando se enfadaba. Si rompía cosas os preguntareis cómo tenía entonces un barco de chocolate. Os cuento lo que pasó.

Hace un año Caolin decidió ir a la Isla del Fuego a secuestrar brujas. Antes tenía un barco pirata grande de madera y surcaba los mares sembrando el terror. Cuando llegó a la isla encontró a todas las brujas menos a una, la bruja de Chocolate. La llamaban así porque cada vez que hacía una pócima se tomaba una onza de chocolate.

Caolin no era capaz de encontrarla y esta le hacía rabiar dejándole notas que ponían: "Por aquí o por allá seré difícil de encontrar, mejor vete ya!.

Caolin insistía y, como estaba rompiendo muchas cosas por la isla, la bruja de chocolate decidió plantear un pacto y se lo dejó escrito: "Caolin, caolín, deja de hacer travesuras por aquí, si repites mi trabalenguas me dejaré atrapar y, si no, te irás con tu barco que ya no será de madera".

Caolin accedió al reto y cuando se encontró delante de la bruja de chocolate, la cual le transmitió el trabalenguas: “Oye ves, éste, le dijo a éste, que fuera donde éste, para que éste, mandara a éste; si éste no va con éste, menos irá éste con éste".

Caolin intentaba repetirlo por todos los medios, pero siempre se equivocaba. Y cada vez se ponía más nervioso, porque el resto de la tripulación no podía evitar reírse con la situación. Cuanto más repetía el trabalenguas más se le enroscaba la lengua.

Finalmente no fue capaz y Caolin le dijo:

-Vieja bruja, has conseguido que te deje en paz y que me vaya de tu Isla de Fuego, pero esto no se quedará así.

El pirata Caolín y la bruja de chocolate-Tienes que cumplir tu pacto Caolin. Irte hoy mismo, pero en tu nuevo barco. Sí, tu nuevo barco que será…..de chocolate!

-¡¿Cómo!? No serás capaz -gritó Caolin.

Pero cuando se dio cuenta su barco se estaba transformando poco a poco en el más delicioso chocolate.

-Caolín debes de aprender la lección. No es más fuerte el que más cosas rompe o enfados tiene, sino el que más inteligencia muestra.

Caolín, enfadado, no quiso escuchar más a la bruja de chocolate, así que llamó a sus compañeros y todos se fueron intentando navegar con el nuevo barco de chocolate.
Puntuación media: 8,6 (69 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares