El pintor de flores
Síguenos en:

El pintor de flores

Edades:
Todas las edades
El pintor de flores Había una vez un pintor que solo pintaba flores porque eran lo que más le gustaba en el mundo. El pintor de flores viajaba por todo el mundo retratando a todas las flores que encontraba.

Un día, no se sabe cómo ni por qué, el mundo se quedó en blanco y negro. Los científicos no encontraron explicación. Tan solo los talleres de los pintores se habían salvado. Solo sus cuadros y sus pinturas conservaban el color. Todo lo demás, era blanco y negro.

El pintor de flores tuvo una idea, y envió un mensaje a todos los pintores del mundo. En el mensaje decía:
Queridos compañeros:
Somos pintores. Desde que el mundo es mundo hemos retratado la naturaleza en nuestros lienzos. Devolvamos a la naturaleza lo que le pertenece. Os animo a que os unáis a mí para pintar el mundo de nuevo.
Firmado: El pintor de flores


A todos los pintores les pareció una idea excelente, y se reunieron para repartirse el mundo. Los especialistas en retratos le devolvieron el color a la gente y a los animales, los especialistas en pintar bodegones pintaron las casas y lo que había en ellas, y los pintores de paisajes le devolvieron el color a los campos, a las montañas y al mar.

- Y tú, ¿qué pintarás? -le preguntaron al pintor de flores.
- Yo, pintaré las flores -respondió.
- Las flores ya están asignadas -le dijeron-. Forman parte del paisaje, ¿recuerdas? Las flores las pintarán los paisajistas.
- Bueno… entonces os ayudaré preparando los colores -dijo el pintor de flores, muy triste.

En pocos días estaba todo terminado. Todo era perfecto, menos las flores. Los pintores de paisajes las habían pintado sin cuidado, y apenas se diferenciaban en ellas los matices, los colores, los detalles. La gente estaba triste por ello.

- Lo sentimos, pero no hemos sabido pintarlas mejor -dijeron los pintores de paisajes-. Con tantas flores diferentes y todo el trabajo que teníamos por delante no podíamos dedicar tanto tiempo a las flores.

El pintor de floresEl pintor de paisajes cargó con sus colores y sus pinceles y con gran delicadeza se dedicó a devolverle a cada flor sus colores y su personalidad.

- ¿Estás loco? ¡Tardarás cien años! -le dijeron los demás pintores.
- Como si tardo mil -respondió el pintor de flores-.

La gente de todo el mundo recibía al pintor de flores con gran alegría cuando llegaba a sus pueblos, y le ofrecían lo mejor que tenían durante el tiempo que estaba pintando sus flores.

Y así fue como el delicado trabajo del pintor de flores le devolvió por completo la alegría al mundo entero.
Puntuación media: 8,7 (306 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares