El perro verde
Síguenos en:

El perro verde

Edades:
A partir de 6 años
El perro verde Nina estaba muy emocionada. Su familia iba a adoptar una perrita. El cachorro había nacido hacía tres meses y estaba a punto de llegar a su casa.

La sorpresa de Nina fue mayúscula cuando descubrió que el perro era verde.

-¡Le llamaremos Verdino! -dijo la niña.

Nina estaba muy contenta con Verdino, su perro perro verde. Pero el mismo día que salió con él a la calle un niño del barrio de dijo:

-Los perros verdes no existen.

-¿Pues no ves que sí? -dijo Nina-. Lo que pasa es que son muy raros. Por eso a la gente especial se le dice eso de “eres más raro que un perro verde”.

-Que no, Nina, que seguro que lo han pintado y os han vendido el perro con ese cuento para cobrarlo más caro.

Nina se fue con la mosca detrás de la oreja, dispuesta a investigar. Ella no pensaba renunciar a Verdino, pero no estaba dispuesta a aceptar que le hubieran hecho algo así. Ni mucho menos a quedar como una tonta defendiendo un argumento del que no estaba segura.

-Papá, quiero saber más de los perros verdes -dijo Nina muy seria y convencida-. ¿Existen o nos han engañado? Si de verdad nacen verdes, ¿por qué? ¿Significa que está enfermo? ¿Será un perro mutante?

Y así siguió Nina con una retahíla inmensa de preguntas mientras su padre colocaba el ordenador portátil encima de la mesa del salón.

El perro verdeJuntos descubrieron que los perros verdes son una rareza de la naturaleza y que, aunque han nacido muy pocos, algunos hay. Encontraron que el color verde se debe a una sustancia llamada biliverdin, un pigmento, que suele ser de color verde o azul que se puede encontrar en la cáscara de los huevos de las aves, en la sangre de muchos peces y también en la placenta de los perros.

-Ahora ya sé cómo explicar por qué Verdino es verde.
Puntuación media: 8,4 (388 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares