El niño pobre
Síguenos en:

El niño pobre

Edades:
A partir de 8 años
El niño pobre Sebastián era un niño que lo tenía todo: juguetes, ropa, zapatos, más juguetes… y todo de la mejor calidad. Todo lo que pedía, lo tenía. Y si no lo pedía, también.

Un día, cuando iba al parque, Sebastián vio a un niño muy sucio y con la ropa llena de agujeros y remiendos. El niño estaba jugando en el parque, en el mismo sitio donde Sebastián y sus amigos querían jugar.

—Quiero es ese niño se vaya de aquí para que podamos jugar —le dijo Sebastián a su madre.

Pero él tiene el mismo derecho que tú a estar aquí, porque el parque es de todos —dio su madre.

—Ya, pero yo tengo más derecho que él a estar aquí —insistió Sebastián.

—¿Por qué? ¿Porque él es pobre y tú no? ¿Crees que eso te hace mejor que él? —preguntó su madre.

Después de pensarlo un poco, Sebastián le dijo a su madre:

—Pues sí.

—Me parece que aquí el niño que es realmente pobre eres tú. Pobre y desagradecido.

La madre de Sebastián estaba muy dolida con su hijo por aquellas palabras, así que tuvo una idea.

—Vamos a invitar a ese niño a pasar unos días en casa con nosotros —dijo—. Hablaré con sus padres.

Pero aquel niño no tenía padres. Vivía con sus abuelos, unos señores muy ancianos que apenas podían ocuparse de él. Estos accedieron a que el niño se quedara con aquella familia unos días.

A Sebastián no le quedó más remedio de aguantarse, aunque no le hacía ninguna gracia. Pero conocía a su madre, así que sabía que más le valdría portarse bien porque, si no, aquel niño terminaría viviendo con ellos para siempre.
—¿Cómo te llamas? —preguntó Sebastián, con toda la amabilidad que pudo reunir.

—Me llamo Chicho —dijo el niño.

Viendo que la cosa empezaba más o menos bien, la mamá de Sebastián dijo:

—Sebastián se encargará de enseñarte la casa, mostrarte dónde puedes dormir y te dará ropa y zapatos. Te lo dará todo nuevo, porque tiene muchas cosas sin estrenar.

Sebastián empezaba a ponerse rojo de ira por momentos. Pero su mamá no se contentó con eso, y continuó:

—También te ayudará con tus tareas escolares. También podrás usar sus juguetes y, por supuesto, también te dejará sus libros.

Sebastián estaba a punto de estallar. Pero se contuvo.

Chicho resultó ser un niño muy educado, muy inteligente y extremadamente servicial. Se ofreció a ayudar en las tareas domésticas y solo pidió una cosa: que le permitieran guardar parte de su comida para llevársela a sus abuelos.

Viendo una oportunidad para quedar bien, Sebastián dijo:

—No creo que haga falta que dejes de comer. Yo mismo iré contigo mañana contigo a llevarle comida a tus abuelos.

La mamá de Sebastián estaba muy satisfecha, y preparó unas buenas bolsas de comida para los abuelos de Chicho.

Cuando fueron al día siguiente a casa de los abuelos de su invitado, Sebastián no pudo creer lo que vio. La casa de Chicho no solo era muy pequeña, sino que estaba destartalada. Apenas tenían nada allí y hacía muchísimo frío.

Sebastián enseguida le contó a su madre lo que había visto. Se había quedado muy impresionado.

El niño pobreLo he visto, Sebastián —dijo su madre—. Ya hemos hablado con los servicios sociales y en breve los abuelos de Chicho se irán a vivir a una residencia de ancianos. Tu padre está con ellos ahora mismo, llevándoles mantas y algo para calentar la casa.

—¿Qué pasará con Chicho? —preguntó Sebastián a su madre. Esta respondió:

—No te preocupes, que no se va a quedar en la calle.

Después de varios días, Sebastián y Chicho se hicieron grandes amigos. Se apreciaban tanto que Sebastián le dijo a su madre un día:

—A lo mejor no es necesario que Chicho se vaya a ninguna parte. Aquí tenemos sitio de sobra y nos llevamos muy bien. Además, aunque tengo de todo, hay algo que nunca podré comprar: un hermano.

Los padres de Sebastián acogieron a Chicho. Ahora, el muchacho es uno más de la familia. Todos juntos van todas las semanas a visitar a los abuelos de Chicho, que se sienten muy agradecidos por haber encontrado una familia tan generosa y tan cariñosa.

Sebastián aprendió que la verdadera riqueza no se mide en las cosas que puedes comprar, sino en el amor y el cariño que seas capaz de regalar. Y que no es más rico el que más dinero tiene, sino el que es más querido por los demás.
Puntuación media: 8,8 (152 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares