El misterio del vestido de baile desaparecido
Síguenos en:

El misterio del vestido de baile desaparecido

Edades:
A partir de 3 años
El misterio del vestido de baile desaparecido El hada Liliana vivía en un bosque mágico lleno de aventuras y sorpresas. Liliana era muy valiente y curiosa. Siempre estaba buscando nuevas cosas para explorar y descubrir.

Un día, mientras volaba alrededor del bosque, notó que algo extraño estaba sucediendo en la casa de la señora Araña.

Liliana siempre había sido un poco temerosa de la señora Araña, pero su curiosidad la impulsó a acercarse a la casa.

Para su sorpresa, encontró a la señora Araña en una gran prisa, corriendo por la habitación y revisando su armario.

—¿Estás bien, señora Araña? —preguntó Liliana.

—Oh, Liliana, estoy tan avergonzada…—, suspiró la señora Araña—. Hoy es el baile anual de las arañas y he perdido mi vestido de baile favorito. No puedo ir al baile sin él.

Liliana sintió pena por la señora Araña y decidió ayudarla a encontrar su vestido de baile.

Empezaron a buscar por todo el bosque, pasando por ríos y árboles, buscando pistas que pudieran llevarlas al vestido perdido. Pero después de horas de búsqueda, no habían encontrado nada.

Justo cuando Liliana estaba a punto de rendirse, recordó un lugar donde nunca habían buscado: la guarida del zorro Tomorro.

La señora Araña no estaba muy segura de acercarse a la casa del zorro, porque tenía fama de estar siempre de mal humor.

—Vamos, no perdemos nada por intentarlo —dijo Liliana.

—Vale, pero como se enfade a ver qué hacemos —dijo la señora Araña.

—Si vamos con educación y procurando no molestar no tiene por qué pasar nada —dijo Liliana—. Y si se enfada, le pedimos disculpas y nos vamos.

Cuando llegaron a la casa del zorro Tomorro, Liliana tocó suavemente la puerta. El zorro abrió la puerta y les preguntó:

—¿Se puede saber a qué habéis venido?

— Disculpa, zorro Tomorro —dijo Liliana—. No queríamos molestar. Estamos buscando el vestido de baile perdido de la señora Araña y tu casa es el único sitio en el que no hemos mirado.

El misterio del vestido de baile desaparecido¡Haberlo dicho antes! —exclamó el zorro Tomorro—. Ayer vi un vestido pequeñito enganchado en las ramas de un arbusto. Se conoce que se lo llevó el aire. Lo guardé antes de que se lo llevara el viento de nuevo, por si alguien preguntaba por él.

El zorro Tomorro entró a por el vestido y se lo entregó a la señora Araña.

—Muchas gracias, zorro Tomorro —dijo la señora Araña.

—Nada, señora Araña. Para eso estamos los vecinos.

La señora Araña le dio las gracias a Liliana también y se puso su vestido para ir al baile.

Desde entonces la señora Araña y Liliana son amigas inseparables. Y se llevan fenomenal con el zorro Tomorro que, aunque es un poco brusco, es muy amable y servicial.

Y es que las cosas, y las personas, no siempre son lo que parecen a primera vista.
Puntuación media: 8,5 (244 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares