El mago Magú
Síguenos en:

El mago Magú

Edades:
A partir de 4 años
El mago Magú El mago Magú tenía un montón de poderes espectaculares. Abría nueces sólo con la mirada, se teletransportaba con un mero chasquido de dedos o se las apañaba para que la lluvia no le mojase cuando iba por la calle sin paraguas. Pero, a pesar de tener todos esos superpoderes, no sentía que fuese feliz. Echaba de menos poder usar todo aquello para poder ayudar a los demás, para facilitar la vida a la gente de su entorno. Así que se puso a investigar la mejor manera de cambiar y hacer de sus poderes algo beneficioso para toda la comunidad.

Dio con una academia que podría ayudarle a conseguir su objetivo. Justo estaba abierto el periodo de matrícula así que no lo dudó un momento. El primer día de clase conoció a sus compañeros de aula.

Un hada que tenía el don de la velocidad, un elfo que podría escabullirse por los rincones más complicados y un unicornio con una fuerza increíble. Todos quedaron asombrados con Magú porque él no tenía un solo poder, sino varios. El profesor estudió a fondo a cada uno de sus alumnos y, tras cuatro meses de entrenamiento, atribuyó a cada uno de ellos una función. El hada usaría su velocidad para llevar a la gente a donde hiciese falta cuando tuviesen una urgencia. Al médico a atender a un herido, al bombero a apagar un fuego o al pastor a controlar un rebaño de cabras perdidas por el monte. Al elfo, con su habilidad para colarse por los huecos más imposibles, se le hizo el encargo de rescatar gatos atrapados en los motores de los coches o de encontrar objetos valiosos que las personas hubiesen perdido. Por último, la misión del unicornio sería usar su fuerza para ayudar a los agricultores a arar la tierra o a los albañiles a mover ladrillos y sacos de cemento.

El mago MagúLa cosa fue algo más complicada cuanto llegó el turno del mago Magú. Como tenía varias habilidades, no sabía con cuál quedarse para centrarse en ella y sacarle todo el provecho. Así que sus compañeros le quisieron echar una mano. Se les ocurrió que, como tenía muchos dones, podía ayudar al unicornio, al hada y al elfo en sus tareas. Por ejemplo, con su capacidad para teletransportarse, fue el mejor aliado para la veloz hada.
Puntuación media: 8,4 (314 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares