El ladrón de basura
Síguenos en:

El ladrón de basura

Edades:
A partir de 6 años
El ladrón de basura Había una vez un pueblo en la que el camión de la basura apenas tenía que trabajar, porque un ladrón se la llevaba casi toda.

A la gente le daba lo mismo, con tal de que alguien vaciara los contenedores. Y las personas que tenían que recoger la basura también estaban contentas, porque el ladrón les hacía el trabajo mucho más fácil.

Pero la felicidad duró poco. Justo hasta que el ladrón de basura decidió devolver todo lo que había cogido. Y así, una mañana, la plaza del pueblo apareció llena de basura, colocada en cuatro montones.

Nadie entendía nada. ¿Por qué había devuelto el ladrón todo aquello?

La policía se puso a trabajar. Había que encontrar al ladrón. Pero este se había escondido bien. Lo que nadie se esperaba es que, esa misma noche, volviera a robar la basura de los contenedores.

Pero en vez de llevarse la basura, el ladrón volvió a llevarla a la plaza del pueblo, y la repartió en los cuatro montones que todavía nadie había recogido, puesto que eran pruebas de un delito que había que resolver.

Y eso mismo ocurrió durante varios días.

-Hay que recoger esto ya -dijo el alcalde-. No podemos seguir así. Habrá que llamar al camión de la basura.

- El camión de la basura tendrá que hacer muchísimos viajes, señor alcalde -dijo uno de los concejales-. Además, ¿qué va a hacer con todo esto?

-Es cierto -dijo el alcalde-. Haré unas llamadas.

Y esa misma noche, el ladrón de basura volvió a hacer lo mismo sin que lo pillara. Pero esta vez dejó unos grandes carteles delante de cada montón: uno de color amarillo, otro de color azul, otro de color verde y otro con una foto del camión de basura.

Esa mañana los vecinos se reunieron alrededor de la plaza. Se miraban unos a otros sin entender. Entonces, alguien dijo:

-¡Eso es! El ladrón de basura quiere que llevemos a reciclar todo lo que sea reciclable.

-¡Sí! -se oyó decir-. Ha amontonado los plásticos en el amarillo, el papel y el cartón en el azul y el vidrio en el amarillo. ¡Es un mensaje!

-¿Qué pasa con el otro montón, el que tiene la foto del camión de basura? -preguntó el alcalde.

El ladrón de basura-Esa es la basura orgánica, lo que tiene que llevarse el camión -respondió un ciudadano.

Ese mismo día, el ayuntamiento colocó contenedores de reciclaje para que todos los vecinos separan la basura. Además, colocó unos contenedores especiales para recoger los restos orgánicos que se pudieran compostar y así hacer abono natural para abonar los jardines del pueblo.

Y los del camión de la basura, tan contentos. Porque desde que se separa la basura ellos tienen mucho menos que cargar, porque la mayoría se recicla o se aprovecha para el compost.

Pero ¿qué ha pasado con el ladrón de basura? Parece que se ha ido a otro pueblo, a mandar el mismo mensaje.
Puntuación media: 8,6 (384 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares