El hombre que tenía medio corazón
Síguenos en:

El hombre que tenía medio corazón

Edades:
A partir de 6 años
Valores:
El hombre que tenía medio corazón Esta es la historia de un hombre que tenía medio corazón.

La gente decía de él que era un hombre muy raro y solitario pero lo que le sucedía es que debido a que solo tenía medio corazón, no era capaz más que de amar la mitad de las cosas. Así, por ejemplo amaba las mareas de junio, pero no las de diciembre; amaba el Sol de la tarde, pero no el del mediodía; amaba las rosas y los geranios pero no los gladiolos ni los claveles; amaba a algunos amigos sí y a otros no; ciertos días sí y otros no… Y de esta manera, dicho hombre, no conseguía ser del todo feliz.

Sucedió que una mañana mientras que aquel hombre mientras descansaba sentado en un banco de la plaza del pueblo, un niño que jugaba en sus alrededores, se acercó a él le dijo:
- Usted solo tiene medio corazón, ¿verdad?

Aquellas palabras dejaron perplejo a aquel hombre. ¿Cómo era posible que aquel niño supiera aquella información que era hasta entonces, había sido su secreto mejor guardado?

El hombre le preguntó al niño de manera muy nerviosa:
- Perdona… ¿Qué has dicho?

Y el niño nuevamente afirmó:
- Que usted tiene solamente medio corazón.
- ¿Y tú como puedes saber eso? – preguntó nuevamente el hombre.
- Lo sé porque yo también tengo medio corazón y las personas que tenemos medio corazón podemos darnos cuenta de esto. - añadió el niño-

El hombre y aquel niño conversaron durante horas de muchas cosas. Hablaron tanto y de tantas cosas que cuando llegó la tarde ya eran muy buenos amigos, y contentos por haberse conocido cada uno marchó para su casa.

Sucedió que mucho tiempo después aquel niño se puso muy enfermo y sus padres tuvieron que trasladarlo a un hospital de una ciudad lejana debido a los avances tecnológicos con que contaba aquel hospital.

CEl hombre que tenía medio corazónuando el hombre supo la noticia viajó rápidamente hasta aquel hospital. Cuando entró en la habitación del pequeño y lo vio en la cama, dormido y tan enfermo, no pudo evitar echarse a llorar. Pero cuando sus lágrimas silenciosas cayeron sobre el pecho del niño algo increíble sucedió. El corazón del pequeño se completó hasta convertirse en un corazón completo y el pequeño despertó de inmediato completamente curado.

El niño pudo volver a casa en pocos días y se encargó de que todo el mundo conociera su historia y supiera que aquel hombre del que todo el mundo decía que era un tipo muy raro era en realidad una persona muy buena y generosa que había sido capaz de salvarle.
Puntuación media: 8,6 (228 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares