El fotógrafo detective
Síguenos en:

El fotógrafo detective

Edades:
A partir de 6 años
Valores:
El fotógrafo detective Torcuato trabajaba duro en su estudio de fotografía para mantener a sus cinco hijos. Pero, a pesar de su buen trabajo, Torcuato ganaba lo justo para sobrevivir.

Un día, cuando Torcuato llegó a su estudio, se encontró con una desagradable sorpresa. ¡Alguien había entrado a robar! Todos los equipos habían desaparecido y el local estaba destrozado.

Torcuato llamó a la policía, que acudió de inmediato.

-¿Qué voy a hacer ahora? -se lamentó Torcuato.

-El seguro se hará cargo de todo -le dijo uno de los policías.

-Eso ya lo sé -dijo Torcuato-. Pero eso llevará tiempo y, mientras tanto, yo tengo que dar de comer a mis hijos.

-¿Por qué no nos ayudas? -dijo el capitán de policía. Torcuato y él eran amigos desde niños.

-Gracias, capitán, pero tengo que buscar un trabajo cuanto antes para pagar las facturas -dijo Torcuato.

-Nosotros te contrataremos como asesor en esta investigación -dijo el capitán.

-Pero, ¿qué puedo hacer yo para ayudar a la policía? -respondió Torcuato-. Soy fotógrafo, no detective.

-Tú mejor que nadie conoce cómo va esto -dijo el capitán-. Seguro que sabes dónde pueden vender los ladrones lo que han robado y cómo encontrarlos.

-La verdad es que sí -dijo Torcuato-. También sé qué tipo de gente compra cosas de segunda mano y conozco gente a la que le han ofrecido alguna vez material de dudosa procedencia.

-¿Robado, quieres decir? -preguntó el capitán.

-Exacto -respondió Torcuato.

-Perfecto -dijo el capitán-. Manos a la obra.

EEl fotógrafo detectiven menos de una semana la policía, con ayuda de Torcuato, localizó todo lo que le habían robado. Y no solo eso. También desarticularon una peligrosa banda de ladrones a sueldo y la banda de tráfico de artículos robados más buscada del continente.

Después de mostrar su gran valía el capitán ofreció a Torcuato un trabajo en la policía como fotógrafo y asesor a tiempo parcial. A Torcuato, que no le venía mal un trabajo extra y le había gustado eso de luchar contra el crimen, aceptó.

Desde entonces se acabaron los apuros económicos de Torcuato, que se convirtió en una de las personas más populares y queridas de la ciudad.
Puntuación media: 8,5 (100 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares