El dragón cuentacuentos
Síguenos en:

El dragón cuentacuentos

Edades:
A partir de 4 años
El dragón cuentacuentos Había un vez un reino que vivía atemorizado por un dragón que vivía en las montañas. Cada vez que el dragón sobrevolaba las zonas habitadas la gente corría a esconderse en unos refugio subterráneos que había construido, por si al dragón le daba por escupir fuego y les quemaba las casas o incluso el castillo.

Pero lo que más le asustaba a todo el mundo era ver cómo el dragón se posaba en una de las torres del castillo, en la más alta, y metía la cabeza dentro. Y allí se quedaba horas y horas.

-Hay que acabar con el dragón -decía el rey-. No quiero ni pensar lo que pasará si no lo hacemos.

El dragón no entendía por qué tanto revuelo. Él solo salía a pasear, a tomar el sol y a disfrutar del campo. Y a asomarse a la biblioteca del castillo, que estaba alojada en la torre más alta del castillo.

Pero un día el dragón dejó de ir al castillo. Salía a volar muy temprano, cuando apenas nadie le veía, y enseguida se le perdía de vista. Así que la gente empezó a confiarse.

Hasta que una mañana, alguien en el castillo empezó a gritar:

-¿Dónde están los infantes? ¿Dónde están todos los niños?

Empezaron a buscar, pero nadie los veía. Los llamaban, pero ninguno respondía. Después de varias horas, los niños volvieron.

-¿Dónde habéis estado? -les preguntaron.

Pero ninguno respondió. Así que, al día siguiente, los adultos siguieron a los niños a escondidas.

Y se los encontraron tras una ladera, alrededor del dragón, mientras este les leía un cuento, uno de los muchos que había leído en la biblioteca del castillo y que los infantes llevaban para que el dragón se lo leyera.

Al ver aquello, los adultos se quedaron mudos. Y se fueron retirando, poco a poco, sin hacer ruido, tal y como habían llegado.

-Parece que el dragón no es peligroso -dijo uno de los aldeanos.

-El dragón cuentacuentosDejemos a los niños con su pequeño secreto -dijo el rey-. Y habrá que traer más cuentos a la biblioteca, pues parece que están todos muy interesados.

Los infantes habían subido un día a la biblioteca y habían pillado al dragón allí, leyendo en voz alta. Cuando el ladrón vio que le escuchaban leyó para ellos. A los infantes les gustó tanto que se lo contaron a otros niños. Pero como a la biblioteca no podían subir todos, quedaron en verse donde los adultos no les pudieran encontrar, para que no le hicieran daño al dragón.

-Eres el mejor cuentacuentos del mundo -le decían los niños al dragón.

Y así se resuelve la historia del dragón cuentacuentos.
Puntuación media: 8,7 (278 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares