El día de los Santos Inocentes
Síguenos en:

El día de los Santos Inocentes

Edades:
A partir de 8 años
El día de los Santos Inocentes Judith llegó a casa muy enfadada. Había pasado la mañana en el parque que había justo enfrente de su casa, paseando con la bicicleta que le había traído Papá Noel unos días antes. Pero la mañana no había pasado tan maravillosa como ella esperaba. Al verla, su madre le preguntó:

-¿Qué ha pasado, Judith? ¿Por qué traes vienes tan enfadada? ¿No te lo has pasado bien en el parque?

-Ha sido horrible, mamá -dijo Judith. Había un montón de niños pegando monigotes en la espalda y carteles que decían cosas muy feas para que la gente se riera.

-Es porque hoy es 28 de diciembre, el Día de los Santos Inocentes -dijo su mamá-. Lo que ha pasado es que te han hecho unas cuantas inocentadas.

-¿Qué tiene de inocente reírse de los demás y hacer que los demás se burlen de ti? -preguntó Judith.

-Es una tradición española -dijo mamá-. Me lo estaba contando la vecina esta mañana. Se conmemora la matanza de todos los niños menores de dos años nacidos en Belén que ocurrió nada más nacer Jesús. La ordenó el rey Herodes para deshacerse del Jesús. Como no sabía dónde estaba, decidió acabar con todos. Pero Jesús huyó a tiempo y no dieron con él.

-¡Pues no le veo la gracia para que la gente lo recuerdo gastando bromas! -dijo Judith-. ¿Te ha contado la vecina como es que Jesús huyó a tiempo?

-Me ha dicho que Herodes encargó a los Reyes Magos que le dijeran dónde estaba Jesús, pues temía que le quitara el trono al hacerse mayores. -dijo-. Pero los Reyes Magos no le informaron del paradero del pequeño, porque Dios les avisó de las intenciones de Herodes de matar a Jesús. Al ver que los Reyes Magos no le informaban, Herodes se enfadó y decidió acabar con todos los niños pequeños. Pero Jesús ya no estaba en Belén. Sus padres habían recibido un mensaje de Dios y habían huido a Egipto.

Judith se quedó pensativa.

-No le ves la conexión, ¿cierto? -dijo mamá.

-Insito, matar a niños inocentes no tiene nada de gracia ni es motivo de broma -dijo Judith.

El día de los Santos Inocentes-En realidad, la fiesta tiene su origen en una fiesta pagana de la Edad Media, según me ha contado la vecina -dijo su madre-. Se cree que la celebración podría proceder la lo que entonces llamaban la fiesta de los locos, en la que, durante un día, la gente podía hacer lo que quisiera sin que nadie fuera culpado de nada. Parece que la Iglesia tomó la fiesta y la cristianizó, como tantas otras, haciéndola coincidir con el día de los Santos Inocentes.

-Bueno, si es por eso ya no me parece una fiesta tan macabra -dijo Judith-. Pero esta tarde me quedo en casa. No tengo ganas de bromitas.

-¿Ah, no?
Puntuación media: 8,0 (125 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares