El cohete de Max
Síguenos en:

El cohete de Max

Edades:
A partir de 4 años
El cohete de Max —¿Clavos?

— ¡Comprobado!

—¿Pernos?

— ¡Comprobado!

—¿Botones?

—¡Todo listo!

Max revisó todo una vez más antes del lanzamiento del cohete. Cuando presionó el botón de arranque, el motor rugió. Max estaba emocionado. Había trabajado en este proyecto durante dos años. Siempre había soñado con hacer un cohete que aterrizará en Marte, ya que quería relacionarse con los habitantes de ese planeta.

Max había trabajado día y noche para hacer este cohete. Y ahora era el momento de disfrutar de la victoria. Pero, de repente, el cohete se silenció.

Volvió a presionar el botón, pero no hizo ningún movimiento.

Revisó el motor, pero todo estaba bien allí.

Intentó de nuevo lanzar el cohete, pero se hizo todo el silencio. No se generó ningún rugido del motor.

Max se irritó al no poder identificar qué era el problema. Estaba tan enfadado que, al final, le dio una patada, lo tiró al suelo y abandonó el laboratorio.

Max siempre había sido un estudiante inteligente. Siempre quiso convertirse en científico. En la clase, siempre estaba por delante de sus compañeros en todas las materias, especialmente, en matemáticas y ciencias. A veces había resuelto problemas matemáticos muy difíciles que también sorprendieron a sus profesores.

Como quería convertirse en científico, Max había construido un laboratorio en su casa. Allí realiza diferentes experimentos. En este laboratorio tenía todas las instalaciones científicas de vanguardia.

Allí también tenía un robot que le ayudaba a gestionar diferentes experimentos. El mismo robot que le había ayudado con en el despegue fallido del cohete.

Max fue a la cocina, donde su mamá estaba preparando el almuerzo. Se sentó en la mesa con tristeza. Su madre notó su silencio y le preguntó;

—¡Max! ¿Qué había pasado?
Max asintió y dijo:

—Nada.

—Puedes compartir conmigo. Tal vez te sea de alguna ayuda—, dijo su madre.

Max siempre trataba de resolver sus problemas por sí mismo. Nunca pedía ayuda, pues creía que era lo suficientemente inteligente como para ocuparse de todos y cada uno de sus problemas.

Su madre conocía lo sabía, y por eso le dijo:

—A veces somos incapaces de ver las cosas como los demás.

Max estaba confundido con esta declaración. Entonces su madre le explicó que tal vez ella pudiera identificar el problema que Max no había visto.

Max llevó a su madre al laboratorio, donde le dijo que había quemado el aceite de medianoche para lanzar este cohete.

El cohete de MaxTodo parece ir bien, pero no se inicia-dijo Max.

Él también le mostró su diseño que estaba lleno de cálculos. Su madre sabía que con el tiempo Max se estaba volviendo arrogante debido a su inteligencia. Y se sabe universalmente que la arrogancia puede ocultar sus habilidades de pensamiento.

Su madre se rio a carcajadas. Max se quedó perplejo. Su madre se acercó a la centralita y la encendió. Finalmente, el cohete rugió de nuevo y su motor comenzó a funcionar correctamente.

Max se dio cuenta de que no había cargado el cohete correctamente y la fuente de alimentación principal estaba apagada. Al salir del laboratorio, su madre se volvió hacia Max y le dijo:

—¡La inteligencia y el sentido común son dos cosas diferentes y el sentido común no es tan común!

—Gracias, mamá —dijo Max, mientras hacía los preparativos para el despegue.
Puntuación media: 8,4 (236 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares