El cazador que no quería cazar
Síguenos en:

El cazador que no quería cazar

Edades:
A partir de 4 años
El cazador que no quería cazar El cazador Telenti estaba pensándose si dejar de cazar. Hacía tiempo que no estaba cómodo y no sabía si seguir con la tradición de su familia. Ese día entró en el bosque y, mientras caminaba entre los árboles,escuchó un grito de llanto.

-¿Quién está aquí?

Telenti siguió el sonido hasta llegar a un arbusto que vio al lado del río. Separó las ramas y se encontró a un niño llorando.

-Hola pequeño. ¿Qué haces aquí? ¿Dónde están tus padres?

-No lo sé, creo que se los han llevado y me he quedado solo. Tengo mucho miedo.

-No te preocupes voy a recorrer el bosque y los encontraré.

El niño volvió a acurrucarse entre las hojas del pequeño matorral, pero esta vez sin hacer ruido.

Telenti fue caminando por la zona más frondosa del bosque sin prestar atención a los animales que veía a lo lejos. Otro día tendría tiempo para cazar y hacer feliz a su padre.

Se encontró con un pastor y le preguntó:

-Hola señor, ¿Podría decirme si ha visto a un grupo de mayores corriendo por el
bosque? Creo que ha podido haber un problema y quiero encontrarles.

-Hola, cazador. No he visto a nadie, pero si los veo les diré que les busca.

-Muchas gracias.

Telenti caminó,caminó y caminó y decidió no alejarse más porque no quería perder el camino de vuelta para recoger al niño si no aparecían sus padres. En el trayecto de vuelta escuchó de repente un sonido. Parecía otra vez un llanto. ¡Es imposible! ¿Otro niño?

Inspeccionó la zona y se acercó a otro matorral, este más alejado del río. Y antes de apartar las hojas vio que asomaban unas orejas peludas.

-¡No me hagas daño!

Un conejito gris salió detrás del matorral.

-¡Qué susto! Tranquilo. No te voy a hacer daño. ¿Estabas llorando?

-Sí. Tengo miedo. No encuentro a mis padres. Creo que se los ha llevado un cazador.

-¿Un cazador?

-Sí, pasa todos los días. Y yo no me quiero quedar solo.

-Ven conmigo. Yo no te voy a dejar solo.

Cuando llegaron donde estaba el niño comenzaba a hacer frío y Telenti tomó la decisión de llevárselos a casa. Cuando llegó allí su padre salió a recibirlo:

El cazador que no quería cazar-¿Qué ha pasado hijo? ¿No me traes caza y vienes con un niño y un conejo?

-Sí, papá estaban perdidos y los voy a ayudar. Pero antes de todo quiero contarte que
he decidido que no quiero ser más cazador. Que no quiero que algún otro animal se
quede solo porque nosotros cacemos a sus padres y que quiero dedicarme a ayudar a las personas y a los animales.

Telenti fue capaz de decidir lo que quería hacer hablándolo con su padre.

Al final consiguió encontrar a los padres del niño que se despidió de él con un enorme abrazo.

Como el conejito se había quedado sin familia Telenti lo acogió en su casa y vivieron los dos juntos muy felices.
Puntuación media: 8,8 (472 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares