El camello extraviado
Síguenos en:

El camello extraviado

Edades:
Todas las edades
El camello extraviado Era la noche más esperada del año por los niños de Villaperdida de Nosabenadie: la noche de Reyes. Todos los niños esperaban ansiosos sus regalos. Pero ese día ocurrió algo muy curiosos.

A Villaperdida de Nosabenadie solo llegaba gente que se perdía y acababa allí, sin saber por qué. En este ocasión no llegó una persona, sino una animal. Se trataba, ni más ni menos, que de un camello. Y por la pinta que tenía no era un camello cualquiera: era el camello de un Rey Mago.

-Hay que hacer algo con este camello extraviado -dijo un niño-. Si no vuelve con los demás muchos niños se quedarán sin regalos.

-Pero no podemos irnos ahora -dijo el alcalde-. Si no estamos todos en la cama no vendrán los Reyes Magos.

-No podrán ir a ningún sitio sin el camello -dijo una niña.

-Al menos, si ayudamos a este camello a encontrar a los demás, algunos niños sí tendrán sus regalos -dijo otro chico.

Convencidos de que era lo más sensato, adultos y niños se llevaron al camello a las afueras de la villa. El camello resultó ser muy dócil cuando se le ofrecían dulces navideños, así no les costó mucho convencerle de que les acompañara.

-Llévamos por donde has venido -le dijo el alcalde al camello.

Pero el camello no quería caminar. Y ya se habían acabado los dulces.

-¡Probemos a cantar! -dijo una chica. Y dicho esto, sacó su pandereta y empezó a cantar un villancico:

Ya vienen los Reyes Magos,
ya vienen los Reyes Magos,
caminito de Belén,
olé olé olanda y olé,
ya se ve, ya se ve
.

Todos los demás la acompañaron y, con el ritmo de la música, el camello empezó a caminar. La alegría terminó contagiando a todos, que cantaban, bailaban y daban palmas.

Después de varias horas apareció por allí el que debía de ser uno de los pajes de los Reyes Magos, porque el camello se puso muy contento cuando le vio.

El camello extraviado-Gracias a todos -dijo el paje-. No dudéis que se os recompensará como es debido.

Todos los vecinos de Villaperdida de Nosabenadie volvieron a sus casa. Y cuando entraron se encontraron muchos más regalos de lo que podían imaginar.

Desde entonces, los Reyes Magos son especialmente generosos con los vecinos de Villaperdida de Nosabenadie.

¿Quieres más regalos el día de Reyes? Pues pórtate bien, sé generoso, piensa en los demás y no seas materialista, como hicieron los habitantes de Villaperdida de Nosabenadie.
Puntuación media: 8,4 (130 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares