El caballero sin armadura
Síguenos en:

El caballero sin armadura

Edades:
A partir de 6 años
El caballero sin armadura Había una vez un caballero que quería recorrer el mundo en busca de fama, fortuna y, sobre todo, aventuras. Así que cogió su caballo, sus armas y se puso en marcha.

-¿Qué pasa con la armadura? -le preguntó su mejor amigo-. ¿No pretenderás luchar una? ¿Qué clase de caballero eres si no llevas armadura?

-El verdadero caballero no es un prenda, es una actitud -le dijo, solemne, el caballero-. Mi corazón, mi valor y mi destreza serán mis verdaderas señas de identidad.

El amigo no daba crédito a lo que oía, y le dijo:

-De nada te valdrá ser muy valeroso y noble si no llevas una armadura que te ayude a frenar los golpes.

-Te demostraré cuán equivocado estás -dijo el caballero.

-Tú mismo, chaval -le dijo el amigo-. Buena suerte.

El caballero se puso en camino y, durante varias semanas, se dedicó a salvar niños, ayudar a personas mayores en apuros y a hablar por los más débiles para defender sus derechos.

La buena fama del caballero sin armadura empezó a correr y llegó a oídos del rey. Este le mandó llamar. Cuando llegó a su presencia, el rey dijo al caballero:

-Necesito un caballero valiente y honrado que ahuyente a un dragón que acecha mi castillo. Si lo consigues, te daré lo que quieras.

El caballero aceptó y se puso en camino. Cuando llegó a la cueva del dragón descubrió que el dragón no era malvado. Hablaron y el caballero le dijo que hablaría en su favor para que pudiera quedarse en su casa si prometía ser cuidadoso y respetar a la gente.

El dragón aceptó. Pero justo cuando el caballero se iba unos muchachos envalentonados empezaron a gritar desde lo alto de una colina:

-¡Vete, dragón, no te queremos aquí!

El caballero le dijo al dragón:

-No te preocupes. Hablaré con el rey y todo este malentendido se arreglará.

Pero justo en ese momentos muchachos empezaron a tirar piedras con tan mala suerte que el dieron al caballero en la cabeza. Este se desplomó, inconsciente por el golpe.

EEl caballero sin armadural dragón llevó al caballero cerca de un camino para que lo encontraran y lo llevaran al castillo. Allí lo curaron.

Cuando el caballero contó lo que había pasado y el trato al que había llegado el rey le dijo:

-Entonces solo falta saber qué quieres a cambio de tu ayuda.

-Creo que una armadura y, sobre todo, un casco, no me vendrían nada mal -dijo el caballero.

El rey se lo dio, además de una jugosa recompensa.

El caballero se marchó, con su armadura en las alforjas, lista para usar cuando la ocasión lo mereciera.

Y así, el caballero sin armadura, descubrió que ser un caballero de corazón no está reñido con vestir el atuendo apropiado en el momento apropiado.
Puntuación media: 8,7 (407 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares