El baúl de las emociones
Síguenos en:

El baúl de las emociones

Edades:
A partir de 4 años
El baúl de las emociones Era sábado por la mañana y las hadas decidieron reunirse de urgencia. Estaban muy preocupadas. Los elfos del reino pasaban el día discutiendo. No parecía existir un motivo concreto, pero cualquier pequeña cosa originaba un enfado desde por la mañana hasta la noche que cada uno se iba a su pequeña cabaña.

A la reunión acudieron las tres hadas. La mayor y más sabia se llamaba Sabrina. Era un hada con el pelo azul que siempre iba vestida de blanco, con unos guantes sedosos en sus manos que sujetaban no una varita, sino dos. Le gustaba hacer sus hechizos con ambos palitos mágicos, porque con uno decía que no llegaba a hacerlo muy bien.

El hada del medio se llamaba Verónica. Tenía el pelo rojo y era una hada traviesa. Siempre estaba escondida detrás de las puertas para enterarse de toda la información y así poder hacer sus trucos con mayor facilidad, ya que ella siempre decía que quien tiene información tiene poder.

El hada pequeña se llamaba Diana. Era conocida en el reino por ser la hada más buena y utilizar su magia para hacer el bien a los demás. Su pelo era de color morado y solía vestir de color verde como la naturaleza y la esperanza.

En la reunión empezó a hablar Sabrina, como hada de mayor experiencia:

-Chicas, no sé qué está sucediendo. Nuestros hermanos los elfos, que siempre han sido trabajadores y han formado un buen equipo ,ahora están todo el día discutiendo, no hacen caso a los niños y se están uniendo en grupos diferentes.

-Creo que ha sido desde que el Elfo Patricio no dejó sus juguetes en el parque. Además, el Elfo Eduardo vio a Luiso llorar y le dijo que cada uno tenía sus problemas, que tenía que ir a la fábrica, y se fue sin escucharle. Se están volviendo muy egoístas -explicó Verónica, que siempre estaba enterada de todo lo que sucedía.

-El reino en sí se está volviendo egoísta. Cada vez pensamos más en lo que necesitamos, lo que nos apetece y lo que nos gusta y así es muy difícil convivir todos juntos. Se me ha ocurrido una idea… -dijo Diana con la mirada iluminada de ilusión.

-Pues adelante, cuéntanosla y entre todas lograremos que todos se lleven bien -le dijo Sabrina con una gran sonrisa.

Diana comenzó a explicarles su plan a las dos hadas. El plan consistía en hacer una pequeña merienda en el reino a la que invitaría a todos los elfos en su tiempo libre y allí hacer una clase sobre las emociones, para que las conozcan: la alegría, la tristeza, la ira… y preparar luego un baúl donde todos participen en construirlas.

¿Qué puedo hacer para que la persona que tengo enfrente esté alegre? ¿Qué puedo hacer si alguien está triste? ¿Cómo voy a controlar mi rabia? Y así hacer un baúl de las emociones para que los elfos lo pudieran colocar en la plaza principal del reino y usarlo cada vez que estén enfadados. Así se conocerán más unos a otros y no tendrán excusa para dejar de ser egoístas.

El baúl de las emocionesLas hadas se pusieron manos a la obra y convocaron a todos los elfos que acudieron a la cita muy animados. Cuando vieron el baúl no podían esperar de la ilusión que les hacía acercarse a él. Cuando las hadas acabaron de contar el maravilloso mundo de las emociones todos colaboraron en construir el baúl que finalmente quedó lleno de un montón de aportaciones, recetas y ánimos. Entre ellos comenzaron a pedirse perdón, a contar como se sentían y las hadas los miraban desde lejos muy felices.

A partir de aquella tarde el baúl quedó colocado en esa plaza del reino donde muchas veces era consultado y donde muchas otras era rellenado de nuevo con nuevas aportaciones sobre cómo se sentían los habitantes del reino y qué podían hacer para ser mejores con los demás.
Puntuación media: 8,8 (1331 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares