Don Regalón y los regalos de Navidad
Síguenos en:

Don Regalón y los regalos de Navidad

Edades:
A partir de 6 años
Don Regalón y los regalos de Navidad Había una vez un señor muy rico llamado Don Regalón que tenía todo lo que quería. O casi. Había algo que Don Regalón deseaba y que no conseguía: ser amado y querido por todo el mundo.

Un día Don Regalón tuvo una gran idea.

-Llevaré regalos a todos los niños del mundo para que me quieran tanto como a Papá Noel. Mi nombre aparecerá en todas las cartas, los niños pensarán en mí y me dibujarán y las calles se adornarán con mi retrato. Seré el más famoso y más querido del mundo.

Para conseguirlo Don Regalón tenía que darse a conocer, así que contrató a todos los gnomos del mundo para que llevaran cartas a los niños. En esas cartas, Don Regalón prometía llevarles todos los regalos que quisieran en Navidad.

-Tendré que ir haciendo acopio de juguetes para que ningún niño se quede sin el suyo -pensó Don Regalón.

Regalón mandó a los gnomos a buscar todos los juguetes que encontraran para poder cumplir su promesa. Pero el día de Nochebuena se acercaba y todavía faltaban mucho juguetes. Era increíble la cantidad de cosas que querían los niños.

-Gnomos, faltan muchos juguetes todavía -dijo Don Regalón-. Haced lo que sea necesario para traer todo lo que falta. Faltan diez horas para empezar a repartir. Daos prisa, que quiero llegar antes que Papá Noel.

Los gnomos así lo hicieron. En apenas una hora tenían todo lo que faltaba.

-Estupendo, amigos. Es hora de empezar a repartir -dijo Don Regalón-. Cargad el camión.

Don Regalón se subió al camión, pero justo cuando iba a arrancar….

-¡Alto! ¡Al ladrón! -se oyó decir-. Paren al ladrón.

Un montón de duendes llegaron a lomos de varios renos seguidos de varias patrullas de policía.

-Detengan al ladrón -decían los duendes-. Ese hombre y sus gnomos compinches han robado los juguetes que Papá Noel iba a repartir esta noche.

Papá Noel llegaba detrás, en su trineo vacío, del que solo tiraba un reno.

-¡Oh, no! ¿Qué habéis hecho? -dijo Don Regalón.

-Tú necesitabas juguetes para ser más famoso que Papá Noel -dijo un gnomo-. Le hemos quitado sus juguetes para ir más rápido y hacerlo quedar mal. Así los niños te querrán más todavía.

-Señor, queda usted detenido -dijo un policía- y todos estos gnomos también.

Don Regalón y los regalos de Navidad-¿Y los niños? -preguntó Papá Noel-. ¿Qué va a pasar con los niños?

-Se quedarán sin regalos -dijo Don Regalón.

-De eso nada -dijo el capitán de policía-. Entre todos cargaremos el trineo de Papá Noel.

Como Papá Noel no denunció a Don Regalón la policía no le detuvo. Así, Don Regalón pudo repartir lo que tenía antes del robo. Pero como no pudo cumplir su promesa ningún niño volvió a fiarse de él.

Desde entonces, Don Regalón ayuda a Papá Noel todas las navidades donando juguetes para que los duendes no tengan tanto trabajo que hacer. Y aunque ya nadie se acuerda de él, Don Regalón se siente feliz porque ha descubierto que ayudar a los demás te hace sentir bien, incluso cuando nadie lo sabe.
Puntuación media: 8,4 (116 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares