Caca de perro contra caca de vaca
Síguenos en:

Caca de perro contra caca de vaca

Edades:
A partir de 3 años
Caca de perro contra caca de vaca En un pequeño pueblo vivían el señor José y doña Josefa. El señor José tenía un perro. Todos los días el señor José sacaba a pasear a su perro. Y todos los días el perro hacía caca en el mismo sitio: justo a la puerta de la casa de doña Josefa.Y allí se la dejaba.

Doña Josefa tenía que recoger todos los días la caca del perro del señor José para no pisarla y meter la caca en casa.

Un día, harta de las cacas del perro del señor José, doña Josefa decidió darle una lección. Y esto fue lo que hizo.

Doña Josefa compró una vaca y se la llevó a casa. Allí le arregló el patio para que pudiera estar cómoda. Todos los días doña Josefa sacaba de paseo a su vaca, a la misma hora que el señor José sacaba a su perro. Y mientras el perro del señor José hacía caca en la puerta de doña Josefa, la vaca de doña Josefa hacía caca en la puerta de la casa del señor José.

Cuando el señor José vio el regalito que tenía en la puerta se enfadó mucho. Tardó horas en limpiar la caca de vaca que se había encontrado en la puerta.

Al día siguiente, ocurrió lo mismo. Y así, día tras día. Hasta que un día, el señor José decidió no sacar a su perro para ver quién le plantaba aquel regalo en la puerta. Cuando vio a doña Josefa con la vaca salió muy enfadado a pedir explicaciones.

-Cuando recoja usted la caca que su perro deja en mi puerta dejaré de venir a visitar su puerta con mi vaca -le dijo doña Josefa al señor José.

Pero el señor José estaba tan enfadado que decidió buscar venganza. Pero no les dio tiempo. Dos policías los habían seguido y se acercaban para multarlos por dejar excrementos sin recoger en la vía pública.

Caca de perro contra caca de vaca-Si esto se vuelve a repetir les meteremos en el calabozo y les quitaremos a sus mascotas -les dijo el policía.

El señor José y doña Josefa tuvieron que pagar la multa. Y desde entonces a ninguno de los dos se les ha ocurrido volver a las andadas. El señor José aprendió que no podía dejar por ahí las cacas de su perro para que las recogiera otro. Doña Josefa aprendió que más hubiera valido denunciar el acto que intentar vengarse haciendo lo mismo, pero a lo grande.
Puntuación media: 8,4 (265 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares