Buenas noticias para todos (cuento cristiano)
Síguenos en:

Buenas noticias para todos (cuento cristiano)

Edades:
A partir de 4 años
Valores:
Buenas noticias para todos (cuento cristiano) En un pueblecito de las montañas de Judá, cerca de Jerusalén, vivía un sacerdote judío llamado Zacarías junto a su esposa Isabel. Zacarías e Isabel eran muy mayores y no tenían hijos.

Un día, mientras Zacarías oraba en el templo para pedir a Dios que pronto llegara el Mesías Salvador que había prometido, un ángel se le presentó y le dijo:

-Dios ha escuchado tus plegarias. Pronto tendrás un hijo, al que llamarás Juan. Él será el que preparará el camino del Mesías.

-No es posible -protestó Zacarías-. Mi esposa es muy mayor para tener un hijo.

-Todo lo que he prometido llegará a su debido tiempo. Pero como has dudado de la palabra de Dios te quedarás mudo hasta que se cumpla esta promesa -dijo el ángel.

Tal y como había prometido el ángel, Isabel concibió un hijo al poco tiempo y Zacarías se quedó sin habla.

Seis meses después otro ángel visitó a la joven muchacha de Narazet llamada María, prima de Isabel. La joven estaba prometida a un hombre llamado José, con el que pronto se casaría.

El ángel visitó a María en su casa mientras ella oraba.

-Salve, llena de gracia. El Señor es contigo.

María no podía creer lo que veía: un ángel enviado del cielo visitándola en su propia casa. Tras el saludo, el ángel continuó diciendo:

-Tú has encontrado gracia ante Dios. Concebirás y darás a un hijo, al que pondrás por nombre Jesús.

María, que era virgen y jamás había estado con ningún hombre, a la espera de casarse con José, preguntó al ángel cómo era eso posible. El ángel contestó:

-El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el santo Niño que nacerá será llamado Hijo de Dios.

Buenas noticias para todos (cuento cristiano)María aceptó de buen grado, a pesar de las posibles consecuencias de quedarse embarazada antes de sus esponsales.

Pero José, que recibió la noticia en un sueño, aceptó con cariño a María como su mujer, a pesar de estar ella encinta.

María también supo por el ángel que su prima Isabel esperaba un hijo. Muy ilusionada por la noticia fue a visitarla. Ambas se abrazaron y el hijo de Isabel saltó de alegría en el vientre de su madre, comprendiendo así ella el misterio que había hecho de su joven prima la Madre del Señor.
Puntuación media: 8,9 (59 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares