A Belén ya le gusta la Navidad
Síguenos en:

A Belén ya le gusta la Navidad

Edades:
Todas las edades
A Belén ya le gusta la Navidad Belén era una niña muy estudiosa, que sacaba buenas notas y tenía muchos amigos en el cole. Era una niña muy buena, sus padres casi nunca la castigaban porque obedecía y hacía sus obligaciones en casa como hacer su cama y recoger sus juegos.

Belén era invitada a un montón de cumpleaños y ella disfrutaba de las piscinas de bolas, las meriendas, las pelis con su grupo. Sus hermanas no le molestaban, porque nunca les cogía sus cosas ni dejaba los juguetes sin recoger. Lo único que no le gustaba a Belén era la Navidad. Le decían que había que tener espíritu navideño ¿Qué era eso?

Cuando llegaban las navidades se aburría. No tenía motivación por la Navidad. Le parecía una tontería decorar la casa. Y además hacerlo deprisa, porque papa y mamá siempre tenían cosas que hacer, llevaba un gran esfuerzo para luego quitar todos los adornos a las pocas semanas.

Tampoco le gustaba recibir regalos, porque la mayoría de las veces no jugaba con ellos más de dos días. En casa recibía visitas de sus primos que no hacían más que desordenar su habitación. No acaba de encontrar motivación por los días navideños y así se lo hizo saber a sus padres.

Estos se miraron preocupados ¿Qué podrían hacer? Decidieron intentar enseñar a Belén a disfrutar de la Navidad y trazaron un plan con sus otras hermanas para que la niña no se diera cuenta.

Los días antes de Nochebuena se reunió toda la familia un domingo, prepararon un chocolate con bizcocho y sacaron los adornos. Esta vez dedicarían tiempo. Entre toda la familia miraron que significaba aquellas piezas del belén que les generaban curiosidad en Internet a las chicas, hicieron una decoración diferente al árbol y pusieron un cd antiguo de villancicos.

Belén los miraba extrañada, pero tenía que reconocer que estaba disfrutando de la tarde. Cuando llegó la Nochebuena mamá la invitó a preparar una parte del menú con ella haciendo cosas fáciles y se sintió muy bien cuando pusieron algún plato en la mesa y mamá dijo delante de todos que Belén la había ayudado.

A Belén ya le gusta la NavidadEse año, además, decidieron jugar al amigo invisible entre los primos. No conocía ese juego y antes de que llegara Papa Noel había pintado una postal muy chula para una de sus primas.

Antes de que llegara la Nochevieja Belén se acercó a sus padres y les dijo:

-Papá, mamá, ya entiendo porque os gustan tanto las navidades. Lo estamos pasando bien.

Sus padres se rieron y disfrutaron de la ilusión de Belén esperando que todos los niños estuvieran disfrutando como ella.
Puntuación media: 8,4 (107 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares