La señora Trude
Síguenos en:

La señora Trude

Edades:
Todas las edades
Valores:
La señora Trude Había una vez una niña que era muy obstinada y curiosa que nunca obedecía a sus papás. Por eso ella nunca estaba bien.

Un día la niña dijo a sus papás:

-He oído hablar mucho de la señora Trude y me gustaría ir a conocerla. La gente dice que es una persona muy extraña. Dicen que en su casa hay cosas muy raras, y tengo curiosidad por ver todo lo que guarda.

A los papás de la niña no les pareció buena idea, así que le prohibieron que fuera a casa de la señora Trude.

-La señora Trude es una mala mujer que hace cosas malas-le dijeron-. Si vas a su casa no obtendrás nada bueno, hija. ?

Pero la niña tenía tanta curiosidad que ignoró la prohibición de sus padres, así que fue a casa de la señora Trude a escondidas.

Cuando la niña llegó a casa de la señora Trude, esta le dijo:

-¿Por qué estás tan pálida?

-¡Ah!- respondió la niña, mientras todo su cuerpo temblaba-, es que tenía mucho miedo. Lo que he visto me ha aterrorizado.

-¿Qué has visto? -preguntó la señora Trude.?

-Vi a un hombre negro parado en sus gradas a la entrada -dijo la niña.

-Ese era un minero -dijo la señora Trude.

-Luego vi a un hombre verde -dijo la niña.

-Ese era un cazador -respondió la señora Trude.

-Después vi a un hombre de color rojo como la sangre -dijo la niña.

-Ese era un carnicero -dijo la señora Trude.

-Ah, señora Trude, yo estaba aterrorizada, miré por la ventana y no la vi a usted por ninguna parte, solo vi a alguien que parecía el mismo diablo con una cabeza de fuego -dijo al niña.

-¡Oh! -dijo la señora Trude-, entonces has visto a la bruja enLa señora Trude su traje adecuado. He estado esperando por ti y deseando tu llegada desde hace mucho tiempo. Tú me darás un poco de luz.?

De inmediato convirtió a la niña en un tronco de madera y la arrojó al fuego. Y cuando estaba en plena luz, se sentó cerca del fuego y, calentándose, dijo:

-Lástima, este brillo fulgurante será sólo por esta vez.

La pobre niña aprendió demasiado tarde lo importante que es obedecer y hacer caso de los consejos de los papás porque, aunque no entendamos por qué nos prohiben las cosas, si lo hacen es por algo.
Puntuación media: 8,3 (514 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares