El cuento de las mentiras
Síguenos en:

El cuento de las mentiras

Edades:
A partir de 8 años
Valores:
El cuento de las mentiras Voy a contaros unas cosas que me pasaron una vez, cuando visité un curioso país.

Alí, hace poco, ví volar a dos pollos asados. Sí, dos pollos recién asados. Los dos pollos volaban muy rápido, con el vientre hacia el cielo y la espalda hacia el infierno.

También vi un yunque y una piedra de molino que nadaban en el Rin. Nadaban despacito y con suavidad, mucha suavidad, mientras una rana se comía con ganas una reja de arado, sentada sobre el hielo, el día de Pentecostés.

También he visto a tres individuos, con muletas y patas de palo, que perseguían a una liebre. Como he dicho, era tres. Uno de ellos era sordo. El otro era ciego. El tercero era mudo. Y el cuarto no podía mover una pierna. ¿Queréis saber qué ocurrió? Pues ocurrió lo siguiente. El ciego fue el primero en ver correr la liebre por el campo. Después, el mudo llamó al tullido, y el tullido la agarró por el cuello. Unos, que querían navegar por tierra, izaron la vela y avanzaron a través de grandes campos, y al cruzar una alta montaña naufragaron y se ahogaron.

El cuento de las mentirasTambién vi un cangrejo que perseguía una liebre. Incluso vi una vaca que se había encaramado a lo alto de un tejado. Y bien alto que era el tejado, además.

En aquel país, las moscas son enormes. Son tan grandes como aquí las cabras.

¿Te lo crees? Entonces, abre la ventana para que puedan salir volando las mentiras.
Puntuación media: 8,2 (318 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares